La importancia de la relación terapéutica

Compartir Artículo

La relación terapéutica juega un papel fundamental en el éxito de la terapia. La psicoterapia no se puede desvincular del tipo de relación interpersonal que se establece entre terapeuta y paciente. En función del tipo de relación terapéutica que se establezca entre ambos, la terapia tendrá más o menos éxito. Por eso, es tan importante que los pacientes/clientes se sientan cómodos con el psicoterapeuta con el que estén realizando la terapia.

¿Cómo influye la relación terapéutica en el éxito del tratamiento?

Uno de los factores de la relación terapéutica que más se ha estudiado, es el de la alianza terapéutica. Esta dimensión aborda diferentes aspectos a tener en cuenta tales cómo: El vínculo emocional profundo que se establece entre ambos, el acuerdo respecto a los objetivos de la terapia y el acuerdo sobre cómo y con qué tipo de tareas se llevaran a cabo estos objetivos. Esto incluye, estar de acuerdo en el funcionamiento de las sesiones y con la realización de tareas entre sesiones. En función de si estos aspectos son respetados o no, el tratamiento saldrá adelante o se perderá por el camino. No son los únicos aspectos que influyen pero sí son muy importantes.

¿Cómo influyen las sensaciones del paciente en el éxito de la terapia?

Es importante que el paciente se sienta comprendido, que sienta que los objetivos tienen que ver con él, y con su estado actual y presente. Si el paciente no se implica con el tratamiento, ni tiene ningún interés por cambiar, difícilmente el tratamiento saldrá adelante. Por tanto, el terapeuta tendrá que, durante las primeras sesiones, realizar una buena entrevista motivacional que ayude al paciente a ver qué cosas quiere cambiar en su vida y qué cosas quiere mantener igual. Así mismo, el paciente tiene que sentir la suficiente confianza para abrirse al terapeuta, sentirse respetado y no juzgado. Sentir que el espacio de psicoterapia es un lugar seguro donde puede poco a poco mostrarse tal y cómo es sin peligro de ser atacado o juzgado.

Otro factor importante para el éxito de la terapia es las actitudes del terapeuta en sí.

la relación terapéutica

¿Cómo influyen las actitudes del psicoterapeuta en la relación terapéutica?

La relación terapéutica en sí, es muy curativa, aunque a veces no suficiente para que el tratamiento salga adelante del todo. El psicoterapeuta ha de mostrar escucha activa, empatía, ( en un grado adecuado ni muy distante ni sobre empatizar porque entonces tampoco puede ayudar al paciente). Siguiendo la linea del mindfulness o de la terapia gestalt, es necesario que el terapeuta practique la aceptación incondicional del paciente/cliente para que el paciente se sienta: comprendido, aceptado y apoyado en este proceso que está iniciando.

Además de prestar atención a lo que le pasa al paciente, el psicoterapeuta va a tener que estar muy atento a sus propias emociones, sus propias sensaciones y a sus pensamientos. Todo esto también va a ser una herramienta muy poderosa que puede utilizar el terapeuta en beneficio del tratamiento en cuestión.

¿Qué tipo de actitudes debemos esperar de un psicoterapeuta?

Algunas actitudes importantes que debe tener todo psicoterapeuta son:

  • Empatía, ser capaz de conectar con el sufrimiento del paciente.
  • Escucha activa, tener la capacidad de escuchar al otro de manera profunda.
  • Confianza en el potencial del paciente para cambiar y mejorar.
  • Confianza en los propios recursos del paciente.
  • Capacidad para ver el mundo a través de los ojos del paciente.
  • Capacidad para ver a la persona como un todo.
  • Conocimiento de sí mismo, para diferenciar lo que es del paciente y lo que es suyo, y no caer en transferencias o contratransferencias.
  • Mostrarse próximo al paciente, por el contrario actitudes distantes y frías dificultan el proceso.
  • Conocer sus emociones, y ser capaz de tolerar las emociones ajenas.
  • Ser asertivo y ser capaz de expresar lo que siente, por el contrario terapeutas evitadores del conflicto pueden tener mayores dificultades para gestionar situaciones de confrontación en terapia.
  • Consciencia de sus propios límites y capacidad para derivar si es necesario, actitudes de salvador ayudan muy poco al paciente.
  • Ser capaz de mostrarse humilde y auténtico para que pueda hacer de espejo al paciente.

Es importante también, que la relación terapéutica se de en el “aquí y ahora”, en el momento presente. Que el terapeuta pueda ayudar al paciente a destapar sus experiencias emocionales, recuperar el contacto con sus emociones, además de acompañar a que el paciente pueda aceptarlas y expresarlas de forma sana.

Como conclusión, creo que una relación terapéutica de ayuda sana, es aquella donde el terapeuta no se pone de salvador de nadie, sino que puede acompañar desde la humildad y el interés genuino por el potencial humano. El terapeuta no es un amigo, ni es alguien que te aconseja. La relación terapéutica sana es aquella donde se trabaja al servicio del paciente/cliente y es importante que los roles de ambos estén claros.  

Deja un comentario

Sus datos personales se incorporarán a los tratamientos de Adriana Reyes Zendrera, con la finalidad de atender su solicitud de información, gestionar las citas y remitirle información acerca del servicio prestado u otros que puedan resultar de su interés. Puede ejercitar sus derechos dirigiéndose a info.psicoemocionat@gmail.com. Para más información, puede consultar nuestra política de privacidad, la cual declara haber leído y acepto"