Qué estilo de crianza es más beneficioso para tu hijo

Compartir Artículo

El estilo de crianza que escojas va a ser un elemento importante que va a influir en la autoestima de tus hijos. La crianza significa el modo de educar a tus hijos, es decir, los valores y las creencias que le vas a transmitir. Pero sobre todo, de qué manera lo vas a hacer. Es una tarea difícil, ya que nadie te enseña, será una cuestión de ir aprendiendo sobre la marcha y un poco por intuición, por eso hablamos del instinto, ya que debe entenderse como una enseñanza natural.

Tanto si eres el padre como la madre, tienes un papel importante y eso va a influir en el desarrollo cognitivo y emocional de tu hijo, ya que es a partir de las experiencias tempranas con la familia, que él va a construir su identidad.

¿Cómo repercute tu estilo de crianza en tu hijo?

Dependerá de cómo lo hagas que tus acciones tengan unas consecuencias positivas o negativas en tus hijos, y por eso es importante conocer qué tipos de crianza hay e identificar la tuya para mantenerla o cambiarla si es el caso.

Hay cuatro estilos principales: democrático, autoritario, permisivo e indiferente que pueden repercutir directamente en la autoestima de tus hijos. Es importante que si te identificas en alguno de estos estilos no te culpes. Estamos seguros que lo haces lo mejor que sabes. El objetivo de tener más información, es poder aprender nuevos recursos de comunicación y afecto con tus hijos. 

 Estilo democrático

Este estilo está definido por un control flexible, es decir hay unas normas de convivencia a seguir para integrarse en la familia y más tarde en la sociedad pero la comunicación es importante porque permite crear juntos las pautas y que no sientan un control rígido.

Con este estilo, conseguirás que tu hijo tenga seguridad en el mismo, sea expresivo y asertivo al comunicarse y por lo tanto, tenga una autoestima alta.

Estilo autoritario 

Este estilo es inflexible, ya que los hijos no participan en la convivencia. Son los padres los que mandan, castigan e imponen a toque de “porque lo digo yo”. Eso genera en el hijo inseguridad y frustración. Además según la personalidad del hijo, puede derivar en ser rebelde o dependiente.

estilo crianza

Estilo permisivo

Los padres que tienen este estilo demuestran cariño a los hijos y les cuesta definir el límite, no hay pautas de convivencia. Por ejemplo, no está estipulada una hora de llegar a casa para el adolescente. Además, los castigos que se ponen no se cumplen. Eso puede llegar a producir cierta impulsividad y ansiedad en el hijo además de baja autoestima.

Estilo indiferente

Se trata de unos padres que se despreocupan del bienestar de sus hijos, porque a la hora de priorizar, los hijos si tienen lugar, quedan en último puesto. Ese niño se puede sentir solo y puede tener tendencia a la agresividad o al aislamiento. 

«Yo no dejaría jamás llorar a mi hijo. Ni a mi esposa, ni a mis padres ni a mis amigos. Cuando una persona a la que quiero llora, voy a ver qué le pasa e intento consolarla.»- Carlos González-.

¿Qué estilo de crianza es más sano?

El estilo de crianza es algo que se va construyendo a medida que vas experimentando como padre o madre. Lo que está claro es que, será uno donde respetes tus necesidades y las de tus hijos. No necesariamente tú y tú pareja vais a tener el mismo estilo.

Es más, en nuestra sociedad años atrás, se reflejaba un tipo de modelo mixto más tradicional, ya que, el padre tendía a llevar el control en la casa siguiendo un estilo autoritario y la madre tendía a ser cariñosa y permisiva. Afortunadamente, cada vez más, estos roles están evolucionando. 

Lo que es cierto, es que el estilo de crianza más equilibrado es el democrático, ya que existen normas de convivencia pero también hay lugar para el diálogo y la reflexión. Está claro que aunque partáis de bases diferentes, a la hora de criar a un hijo debe existir una armonía y una coherencia entre ambos para no jugar a “poli bueno-poli malo”.

estilo crianza

¿Qué pasos puedes seguir para empezar a educar en positivo?

Aquí te damos algunos tips que te pueden ser útiles. Recuerda que el estilo de crianza se puede ir aprendiendo a medida que vas probando y conociendo a tu hijo. Sobre todo, no te machaques ni te tortures si ves que no estás haciendo algunos de estas recomendaciones. Simplemente, para variar tu estilo de crianza, pasa a la acción. 

-No hay un manual para ser un buen padre ni una buena madre, se trata de ser sensible a las necesidades y saber cuándo tu hijo necesita un abrazo, de consolarlo si llora, anteponer sus necesidades a los horarios establecidos en la rutina, y mantener un equilibrio entre caprichos y necesidades.

Los extremos confunden al niño. Tan malo es el caso de un niño al que nunca le compran nada de lo que quiere como al que le compran todo. Si te ha pedido la pulsera de moda en verano, quizá en ese momento no se la compras porque lo harías por evitarle la rabieta o la frustración, pero se la puedes regalar antes de que empiece el colegio.

Es importante que no hagas comparaciones. No lo compares contigo cuando tenías su edad, hermanos o amigos. Es importante que aceptes la diferencia en la personalidad de tu hijo. Por ejemplo, María sabe que cuando su hija cierra la puerta de la habitación, es porque en ese momento no quiere hablar.

estilo de crianza

Tienes que ser un buen ejemplo, porque va a imitarte. Por eso, vale más lo que vas a hacer que lo que vas a decir. Por ejemplo, a Isabel le gusta leer películas pero también jugar al ordenador porque ha visto como su padre combina las dos actividades.

– Dedícale tiempo, aunque sea 10 minutos sólo. Vale más calidad que cantidad. Así vas a favorecer al vínculo familiar y la autoestima de tu hijo. Date cuenta que el padre de Martina cuando llega de trabajar, la acompaña durante un ratito significativo, a él le cambia el humor y ella se siente satisfecha y amada.

Detrás de cada niño difícil hay una emoción que no sabe expresar. No debes evitarle la frustración o la tristeza, sino acompañarle y explicarle como lo afrontas tú mediante la comprensión y la comunicación. Tu hijo necesita expresar sus emociones. Imagina que cuando un niño llora, su madre no le dice que no lo haga, le anima a qué le cuente cómo se siente y qué le hace estar triste.

Aprende a reconducir los comportamientos inadecuados. Es importante que lo hagas, sin gritar, castigar, ni dar golpes. Es mucho más eficaz la repetición de la instrucción con un tono firme y constante, que sepa que no vas a ser permisivo aunque le quieras.

Como Judit, que ella le repite a su hija: -Entiendo que estés enfadada, pero no vas a poder ir a ese cumpleaños porque estaremos fuera.

Llega a acuerdos en conjunto. Aunque tu palabra sea la última ten en cuenta la suya. Por lo tanto, proponle la oportunidad de que se exprese, diga su opinión y eso fortalecerá sus habilidades y competencias, ya que aprenderá a tomar decisiones, resolver conflictos y asumir responsabilidades.

Por ejemplo, Cristina quiere salir el sábado, pero acuerda con sus padres la hora de llegada, qué le gustaría a ella, que consideran ellos).

«No evitéis a vuestros hijos las dificultades de la vida, enseñadles más bien a superarlas».              -Louis Pasteur-

En definitiva, el estilo de crianza que más va a favorecer a tu hijo es el democrático. Ya que, le estarás poniendo unos límites que a él le van a dar seguridad. Además, le estarás dando un apoyo incondicional que tu hijo va a percibir y te va a devolver en forma de comunicación y cariño.

De todas formas, si tu estilo de crianza no es éste, no te preocupes porque lo puedes entrenar. Sólo tendrás que aprender otras habilidades y estrategias para comunicarte con tu hijo y así asegurar su desarrollo emocional y vuestro vinculo. 

Deja un comentario

Sus datos personales se incorporarán a los tratamientos de Adriana Reyes Zendrera, con la finalidad de atender su solicitud de información, gestionar las citas y remitirle información acerca del servicio prestado u otros que puedan resultar de su interés. Puede ejercitar sus derechos dirigiéndose a info.psicoemocionat@gmail.com. Para más información, puede consultar nuestra política de privacidad, la cual declara haber leído y acepto"