Cómo superar la dependencia emocional

Compartir Artículo

¿Se puede superar la dependencia emocional? ¿Es posible dejar atrás una relación tóxica y empezar a vivir de una manera más sana? La respuesta es sí. ¿Cómo podemos empezar a superar la dependencia que nos crea una persona? Para que el cambio se produzca es  necesario tomar conciencia de la situación, un proceso complicado, el dependiente se aferra tanto a la relación que la idea de tener que alejarse de ella le genera una ansiedad difícil de sostener.

Tomar conciencia de la situación, quiere decir observar la realidad y aceptar que la relación que se está viviendo, no es lo que uno quiere y que se va a terminar. El amor romántico no es capaz de llenar el vacío, que uno tiene al no quererse a sí mismo. 

Para empezar a ser conscientes de dónde estamos habrá que empezar a mirar la relación con lupa y respondernos a nosotros mismos con sinceridad, eso implica escuchar nuestra voz interior sin acallarla, prestándole la atención que merece.

«No hay amor suficiente capaz de llenar el vacío de una persona que no se ama a sí misma».

Necesitamos autoconocimiento , observar nuestras creencias

Una vez nos hemos dado cuenta de lo que nos ocurre, tenemos que fortalecer nuestra autoestima, se trata de empezar un proceso que nos ayudará a cambiar nuestra manera de mirarnos. Primero tendremos que saber qué es lo que creemos sobre nosotros mismos, qué mensajes nos mandamos, cual es la manera en la que nos relacionamos con nosotros mismos. En función de lo que me diga, mi cuerpo y mis emociones actuarán en consecuencia. Si me estoy diciendo “no puedo, no soy capaz, soy débil,…”, me voy a relacionar conmigo mismo en base a estas creencias, por lo que es importante empezar a cambiar estos mensajes.

superar la dependencia emocional

Pensar en lo sufrido, analizar todo aquello que me ha molestado de la relación, aquello que me hubiera gustado y no pudo ser, analizar todo aquello que hemos llegado a hacer, es imprescindible para tomar una decisión definitiva. En este punto tendremos que tener muy claro que también van a aparecer los buenos momentos, pero es muy importante saber que una relación que produce ansiedad y malestar, no es una relación sana por muy buenos momentos que me diga que he vivido.

«No existe el amor, sino las pruebas de amor, y la prueba de amor a aquel que amamos es dejarlo vivir libremente.»

¿Cómo podemos empezar a superar la dependencia emocional?

Uno los recursos que te puede servir es elaborar una lista con todo aquello que no te gusta del otro. Siéntete en un lugar tranquilo, cierra los ojos, haz un par de respiraciones profundas y busca todas aquellas cosas de la relación que no te han gustado, que te han hecho llorar.

Luego, escribe en un papel todas aquellas cosas que te han molestado, todo aquello que te ha hecho daño, todo aquello que has hecho y no querías hacer, todos aquellos momentos en los que te has sentido triste, frustrado, enfadado por lo que pasaba en tu relación.

De esta manera, cada vez que sientas que no vas a poder, puedes repasar el listado y darte cuenta de para qué tomaste esta decisión.En lugar del listado, también puedes elaborar un diario de la relación, repasando todo aquello que te ha generado malestar.

Otra de las herramientas que nos puede ayudar es parar la mente. Después de haber pensado mucho en la relación, de haberle dado la vuelta una y otra vez, es importante que nos permitamos soltarlo, que dejemos de pensar en ello. Está claro que no elegimos lo que pensamos en cada momento, pero sí que somos capaces de decidir si nos quedamos atrapados por esas ideas que nos invaden o las dejamos fluir.

Cuando me amé de verdad, comencé a librarme de todo lo que no fuese saludable: personas, situaciones y cualquier cosa que me empujara hacia abajo. De inicio mi razón llamó a esa actitud egoísmo. Hoy se llama… Amor Propio.

Cuando te des cuenta de que no paras de darle vuelta a las mismas ideas y que eso te genera una sensación de malestar, imagina que tienes unas tijeras, visualiza como puedes abrirlas y cerrarlas.  Úsalas para cortar o disolver el hilo que te une a esos pensamientos. Observa cómo se corta ese vínculo que trae a tu memoria esas ideas que no te dejan en paz y, una vez tengas esta imagen, prueba a gritar “¡BASTA!, HASTA AQU’I! YA ESTÁ!” o cualquier otra palabra gancho que te ayude a parar el pensamiento.

Luego concéntrate en algo diferente, haz la lista de la compra, piensa en los ingredientes de una receta que te guste, llama a una amiga, un familiar, un conocido, para hablar de un tema que te interese, juega a algo que te distraiga, piensa en lo ‘ultimo que aprendiste,…es decir, focaliza tu atención en otra cosa.

Es cierto que no va a ser una tarea sencilla, pero cada vez que consigas hacerlo te dará fuerzas para continuar por este camino.

superar la dependencia emocional

¿Cómo mantenernos a raya y acabamos de superar del todo la dependencia emocional? 

Una vez hemos valorado todos estos aspectos, es hora de pasar a la acción, de promover el cambio, de soltar la relación. En ese momento, empiezas a convertirte en protagonista de tu historia, a hacerte responsable de acabar con tu sufrimiento, eso quiere decir que empiezas a tomar decisiones, y sabemos que decidir no es fácil, que tenemos que desprendernos de algo y en ese momento vuelven de nuevo las dudas, el famoso «¿y si…?» nos acecha de nuevo, para devolvernos a la zona conocida.

«El amor sano se construye fuera del miedo. Donde hay amor, no hay exigencias ni dependencia. No le pedimos al otro que nos haga felices porque sabemos que nuestra felicidad no depende de él. » – Silvia Congost-

Justo en este momento, aparece el síndrome de abstinencia (que encontramos en el tratamiento de todas las dependencias). Igual que pasa con otras adicciones, el cuerpo tiene que acostumbrarse a vivir sin aquello que tanto necesita (en el caso que nos ocupa, la pareja) y empieza a demandar la dosis habitual, cuando no la recibe, se activan los síntomas para impedirnos que soportemos la decisión y volvamos de nuevo a darle lo que quiere. Si conseguimos superar esta trampa del cuerpo, estaremos más preparado para enfrentarnos a la situación.

Por eso os dejamos una lista de los principales síntomas que aparecen durante este proceso de sindrome de abstinencia que se tiene que dar si queremos superar la dependencia emocional:

  • Ansiedad
  • sensación de que se desgarra el corazón (tristeza profunda)
  • pensamientos obsesivos sobre el otro
  • odio hacia nosotros mismos pro haber tomado la decisión
  • arrepentimiento
  • idealizar la relación
  • insomnio
  • necesidad incontrolable de contactar con el otro

Se trata de un dolor emocional insoportable, pero si la persona consigue, una y otra vez, no caer en la trampa, el dolor se va debilitando y se hace cada vez menos frecuente, hasta desaparecer definitivamente. Hemos de pasar un duelo, asimiliar que perdemos a una persona, y llorar todo lo que necesitemos para poder estar más tranquilos. 

supera la dependencia emocional

Una de las herramientas más potentes y, seguramente, la más difícil de llevar a cabo para superar la dependencia emocional es lo que Silvia Congost, en su libro, Cuando amar demasiado es depender,  llama el contacto cero. Es decir, cortar definitivamente el contacto con el otro. Como hemos visto, el síndrome de abstinencia nos impulsa a tener contacto con la expareja y es muy importante, para poder superarlo, mantenernos alejados de ella.

Os dejamos la receta para poder llevar a cabo el contacto cero. Puedes imprimirlo y colgarlo en un sitio visible.

  • No comunicarte con el otro por ningún canal, no hablar por teléfono, ni cara a cara, no por escrito (mensajes, email,…)
  • No ir a verle de manera premeditada
  • Eliminarle de las redes sociales (Facebook, WhatsApp, twitter,…)
  • Si es necesario, cambiar el número de teléfono, en los casos en los que la persona no deja de llamar o enviar mensajes.
  • Es un tema prohibido (no hablar de la persona con nadie y pedir a los demás que no nos hablen de ‘el o ella)
  • No quedar con su familia o amigos
  • No frecuentar sitios en los que podamos encontrarle.

Siguiendo todos estos pasos y adquiriendo estas herramientas, nos va a resultar más sencillo superar la dependencia emocional, va a ser posible. Pero si sientes que no vas a poder pasar por este proceso solo, siempre puedes contactar con un especialista que te ayude a hacer este camino.

3 comentarios en “Cómo superar la dependencia emocional”

  1. Interesante tema. Hay muchas personas que sufren dependencia emocional de otras. Es necesario hacerse consciente de ello y «ponerle» remedio. Desde luego, lo primero es quererse a uno mismo, para poder querer y amar a otras personas de manera adecuada para los dos.

    • Muchas gracias por comentar Sara. Cierto, lo primero es quererse a uno mismo por encima de los demás para después estar disponibles para dar amor.
      Un abrazo.

      Adriana Reyes
      Directora de Psicoemocionat

Deja un comentario

Sus datos personales se incorporarán a los tratamientos de Adriana Reyes Zendrera, con la finalidad de atender su solicitud de información, gestionar las citas y remitirle información acerca del servicio prestado u otros que puedan resultar de su interés. Puede ejercitar sus derechos dirigiéndose a info.psicoemocionat@gmail.com. Para más información, puede consultar nuestra política de privacidad, la cual declara haber leído y acepto"