El miedo a cambiar y la resistencia al cambio 

Compartir Artículo

¿Por qué cambiar es tan difícil a pesar de que lo deseemos tanto? Preferimos vivir en zonas conocidas (nos gusten o no), y por tanto más seguras para nosotros. El cambio nos obliga a dar un paso a ciegas. Se da en todo proceso de crecimiento sin poder evitarlo. El cambio es exigente, algo desconocido para quien lo vive y la mayoría de las veces, es dificultoso. Muchas veces nos cuesta salir de dónde estamos porque aquello que queremos cambiar, nos da un beneficio encubierto o una ganancia secundaria.  

Reconocer que tengo miedo a cambiar

Con frecuencia no somos conscientes de qué es lo que nos da miedo, y nos quedamos congelados sin comprender por qué nos resistimos al cambio.¿Podemos atrevernos a romper nuestros esquemas y enfrentar lo desconocido? La primera toma de conciencia consiste en reconocer el miedo que nos produce el cambio en sí mismo. Si nos hemos pasado toda la vida protegiéndonos de los cambios que  no nos gustan ¿cómo no vamos a temer nuestra propia transformación interna?                                     

cambio

  La resistencia al cambio muchas veces es inconsciente, pero esto no quiere decir que no sea nuestra. El proceso de cambio va ligado a un duelo por lo que dejamos atrás, y ahí es donde la resistencia empuja con más fuerza. Quiero cambiar y a la vez quizá no quiero cambiar ( porque no quiero dejar eso que ya conozco). Cuando entramos en contacto con esta polaridad, es cuando podemos ampliar nuestra área de actuación. 

El cambio no es eliminar lo conocido sino ampliar nuestra área de actuación. En el proceso de cambio también aparecen las fantasías temidas, está bien poder enfrentarse a ellas. Vemos que no son tan temidas como creíamos. Cambio a veces implica crisis, no todo el mundo puede adaptarse a nuestro cambio, y es necesario que haya un reajuste. 

Por ejemplo, si tengo miedo a decir NO, a poner límites, y no lo reconozco, me va a ser muy complicado cambiarlo. El primer paso, es darme cuenta del miedo que me supone empezar a delimitar mi espacio, y del miedo que supone en consecuencia, que la gente me deje de hablar, o que ya no me quieran como antes, etc. Es ahí, cuando aparecen las fantasías temidas.   Por un lado, no quiero cambiar y empezar a poner límites, porque me pueden rechazar, y por otro quiero cambiar porque sino me ahogo sin mi espacio. Darme cuenta de ambos opuestos me va a permitir, ampliar mi manera de funcionar en la vida y quizás empezar a experimentar con algún límite que otro. 

El beneficio que obtengo por no cambiar

El beneficio que obtengo por no cambiar puede ser el de huir de situaciones desagradables, de huir de mis responsabilidades, o puede ser que si cambio deje de obtener esa atención que antes recibía. Puede ocurrir que una manera de actuar que nos hace daño al mismo tiempo nos provoque un beneficio del que generalmente no somos muy conscientes, como pueden ser, protegernos de los demás, evitar el fracaso, conseguir atención extra, apoyo, comodidad, u otras.

Pongamos el ejemplo de antes , quiero empezar a decir NO pero cada vez que lo intento, no me sale. Por un lado sabemos que es importante poner límites, para poder ocupar nuestro espacio en el mundo, sin embargo, nos sentimos incapaces de hacerlo. La ganancia secundaria en este caso es que si no pongo límites, en mi fantasía, nadie se enfada conmigo por ejemplo, y no tengo conflictos. Este beneficio encubierto tendría un gran peso que evitaría el movimiento hacia el cambio. 

¿Cómo movilizarme hacia el cambio? 

Es importante que el cambio salga de nosotros mismos, que haya deseo de cambiar y que sea genuino.Pararnos a sentir lo que estamos sintiendo y darnos cuenta sería el primer paso. Asumir riesgos y renunciar conscientemente a estos beneficios que nos enganchan a comportamientos indeseados, son claves importantes para lanzarnos al cambio deseado. «Aunque nada cambie, si yo cambio, todo cambia.»  – Honoré de Balzac –El cambio se produce cuando uno se convierte en lo que es, no cuando trata de convertirse en lo que no es. El cambio lo realizamos cada uno de nosotros, si viene impuesto o forzado por otra persona (familiares, amigos, terapeutas…) no será un cambio auténtico, sino más bien algo impuesto por otra persona.  El cambio tiene lugar cuando invertimos tiempo y esfuerzo en ser lo que somos, entregándonos a nuestra situación actual. 

14 comentarios en “El miedo a cambiar y la resistencia al cambio ”

  1. Muy buen artículo, precisamente estoy pasando por un proceso de cambio y estoy como en una especie de crisis, porque precisamente es como si quisiera cambiar y a la vez no quiero.

    Responder
    • Muchas gracias Javier,

      El cambio nos puede producir miedo y resistencias. Pero, es de valientes dar el paso con miedo, y aún así, lanzarte a la piscina de la incertidumbre. ¡Mucho ánimo!

      Un abrazo,

      Adriana Reyes
      Directora de Psicoemocionat

      Responder
    • Hola Ester,

      Muchas veces el cambio nos llega cuando no estamos preparados y es forzado como en tu caso. Confía en que a veces, los cambios forzados también nos traen aprendizajes y nuevos horizontes por explorar.

      Un abrazo,

      Adriana Reyes
      Directora de Psicoemocionat

      Responder
  2. Andriana agradezco tu articulo: El miedo a cambiar y la resistencia al cambio. La claridad con que expones las ideas es excelente. Me ha ayudado a enriquecer un tema que ya tenia en marcha.

    Es excelente, te felicito.

    Responder

Deja un comentario

Sus datos personales se incorporarán a los tratamientos de Adriana Reyes Zendrera, con la finalidad de atender su solicitud de información, gestionar las citas y remitirle información acerca del servicio prestado u otros que puedan resultar de su interés. Puede ejercitar sus derechos dirigiéndose a info.psicoemocionat@gmail.com. Para más información, puede consultar nuestra política de privacidad, la cual declara haber leído y acepto"

Abrir chat
Powered by