fbpx Reprimir emociones no es la solución para que se vayan - Psicoemocionat Skip to content Skip to navigation

Reprimir emociones no es la solución para que se vayan


Reprimir emociones no es la solución para que se vayan
Reprimir emociones no es la solución para que se marchen. ¿Te has planteado, cuántas veces al día, reprimes tus emociones? O por el contrario ¿Te has parado a pensar cómo tus emociones te desbordan intensamente sin control alguno? ¿Sabes qué emoción estás sintiendo ahora mismo? ¿Podrías ponerle nombre? Nuestro cuerpo a través de la sensación nos va dando pistas de qué emoción traemos, pero para cada persona una sensación puede estar relacionada con una emoción diferente. Poder prestar atención a nuestras emociones, en el momento, nos ayuda a comprendernos mejor, a ponerles nombre y también a poder regularlas posteriormente. O más bien, dejar que fluyan, para que se autoregulen. 



La represión aprendida de nuestras emociones



Culturalmente nos hemos educado a guiarnos “racionalmente”, bajo el lema “pienso, luego existo”, restando importancia a las emociones. A nivel social, las emociones han sido etiquetadas y estigmatizadas como positivas (alegría, sopresa, curiosidad) o negativas (dolor, rabia, miedo, tristeza). Durante muchos años hemos estado bajo esa mirada, y bajo este paradigma. Las emociones, eran algo tabú, y había que reprimirlas, negarlas, camuflarlas o calmarlas como fuera, para que no se notasen. Expresiones tales como: No llores, sé fuerte, no tengas miedo, ¿te suenan? A mí mucho.
 

 

Las emociones no son negativas de por sí 


Pero años después se ha demostrado que las emociones no son buenas ni malas, simplemente son, tal cual, expresiones neutrales de cada uno de nosotros, que ponen en evidencia inevitablemente una necesidad concreta de ser humano.

Evolutivamente,nos han permitido sobrevivir cómo especie. Se expresan a través del cuerpo,  de los gestos, de la expresión de la cara, así como de nuestros pensamientos. Las emociones son reacciones instintivas para actuar, ante situaciones y circunstancias diversas.

Las emociones nos brindan la oportunidad para actuar de una forma diferente ante una situación concreta, nos guían para saber cómo actuar dependiendo de qué situación para facilitar la toma de conciencia de lo que nuestro cuerpo está experimentando. Las emociones nos dan una referencia de lo que nos sucede en un momento determinado, y la energía adecuada para actuar en cada situación.

Cada una de las emociones son señales que nos ayudan a prepararnos para responder a diferentes situaciones de nuestra vida. Así por ejemplo a través de la rabia podemos saber que alguien ha traspasado nuestros límites, el dolor nos indica que ha aparecido pena o una herida profunda, el miedo nos comunica nuestra necesidad de seguridad, el placer nos ayuda a darnos cuenta de que nuestras necesidades están satisfechas en ese momento, la tristeza nos pone de manifiesto lo perdido, la frustración nos expresa que tenemos necesidades no atendidas, la confusión nos expresa que estamos procesando información contradictoria para nosotros mismos. Cada emoción tiene su propio mensaje e intensidad, y nos ayuda hacia el autoconocimiento.



Las consecuencias de reprimir emociones

 
Existen toda una serie de emociones que muchos consideran negativas o incómodas, como la tristeza el miedo, la rabia, etc., que a veces tendemos a tratar de reprimir, negándolas, ignorándolas y si es posible, tratando de no sentirlas.

Pagamos un precio muy alto si reprimimos nuestras emociones, ya que éstas no desaparecen sino que se quedan dentro de nosotros a nivel inconsciente, a punto de surgir con fuerza, ante cualquier oportunidad disponible. Para reprimir nuestras emociones, necesitamos una cantidad de energía muy grande, porque lleva mucho más desgaste físico, mental y emocional, el suprimirlas, que el sentirlas. Aunque debiberadamente queramos reprimirlas, no va a ser posible, ya que encontrarán su camino de otra forma ( rigidez en el cuerpo, insomnio, control, contracturas etc.) debido a que cuando reprimimos las emociones, en vez de proyectarlas hacia fuera, las estamos proyectando hacia dentro, y la energía pues se queda en nuestros músculos y en nuestro cuerpo.

Reprimir nuestas emociones provoca en nuestro cuerpo, dolores y molestias de todo tipo, además de enfermedades físicas y mucho estrés. Hay que pensar que la energía, no se destruye sino que se transforma. Entonces, si evitamos expresar la emoción ( que es energía pura) se puede transformar incluso en enfermedades de todo tipo.
 


El control de las emociones, una falsa gestión

 


Una de las estrategias más comunes que utilizamos para intentar gestionar nuestras emociones más incómodas, es el control. Se cree que si controlamos nuestras emociones estas desaparecerán milagrosamente, pero no es así. En realidad, si tratamos de controlar el miedo, nerviosismo, impotencia, rabia, lo único que ocurre, es que la emoción se intensifica mucho. Entendemos controlar por intentar desconectarlas, racionalizarlas, reprimirlas, y negarlas. El hecho de controlar nuestras emociones, de esa forma solo hace que dejemos de estar en contacto con nosotros mismos.

Cuanto más fuerte es la represión, más explosiva y potentente será la emoción liberada. Es decir, que la respuesta será desmesurada. Las emociones que quedan atrapadas buscan una salida . Esto forma parte de la naturaleza de las emociones, porque deben sentirse y expresarse. Si nos negamos a dejar que salgan a la luz, las emociones se esforzaran por lograrlo. Las emociones que mantenemos reprimidas terminan por escaparse de la mente inconsciente.



Estrategias para expresar y gestionar nuestras emociones



Una de las claves para gestionar de forma eficaz las emociones, es que en vez de negarlas y reprimirlas permitamos que fluyan, esto no quiere decir que si estás enfadado con tu amigo, le hagas daño, ni transgredas sus limites. Fluir quiere decir, que atiendas a esa emoción, que le hagas caso, porque seguramente te está dando un mensaje. Ser consciente de nuestras emociones, ponerles nombre y atenderlas adecuadamente,

Sería una buena fórmula para empezar:

1.Reconocer la sensación corporal que tenemos en el cuerpo
2. Dejarnos sentir esa sensación (por ejemplo, un nudo en la garganta).
3.Una vez identificamos la sensación, buscar que emoción hay detrás de la sensación.
4. Si sabemos el nombre de la emoción perfecto, nos la permitimos sentir, sin juzgarla ni censurarla.
5. Si no sabemos el nombre de la emoción tampoco pasa nada, nos permitimos sentir, la emoción igual..
6. Vemos que por muy incómoda que sea la podemos gestionar.
7. Importante no engancharnos en la emoción y dejar que pase par aque no se nos cargue en nuestra mochila emocional.

Shapiro: “Toda emoción reprimida, negada o ignorada queda encerrada en el cuerpo”.
Publicado: 15/10/2013

Adriana Reyes
Psicóloga colegiada 19.831
www.psicoemocionat.com
Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es Psicoemocionat está bajo una Creative Commons

Comentarios

Libay:

Wow es verdad todo lo que leo, lo confirmo por que en este momento estoy reprimiendo un dolor enorme y se las cobra de diferentes formas, dolor de cabeza, calentura, dolor en el pecho y otras pero me niego a expulsarlas, al menos por ahora, gran tema me encanto n.n

Psicoemocionat:

Muchas gracias Libay. Nos motiva para seguir escribiendo.

Saludos.

Adriana Reyes
Directora de Psicoemocionat

canario:

muy buena información me di cuenta de que estaba mal lo que asía

Psicoemocionat:

Muchas gracias lo importante es ir aprendiendo a gestionar tus emociones cada día.

Saludos.

Adriana Reyes
Directora de Psicoemocionat

Juan Carlos:

Excelente artículo.. Felicidades Adriana...

Psicoemocionat:

Muchas gracias Juan Carlos. ¡Seguimos!

Saludos.

Adriana Reyes
Directora de Psicoemocionat

Maikel:

Estoy pasando por momentos tan difícil en mi vivir soy gay y amo a alguien desde la primera vez en la Universidad, graduando me vivo hoy en los EEUU y pasado tres años nos reencontrarnos donde hoy vive en mi casa ,Cuán difícil tratarle como amigo cuando mi corazón, el verlo diario ,el roce, el respirar . Me siento al morir en si mismo . Donde no puedo expresar lo que llevó adentro pues manifiesta ser hetero pero mis condiciones homo me demuestran que NO ,me confunde y a la vez me frustra tanto .
Lo amo y no se que hacer por favor deseo que me escriba ...por mi gmail

Psicoemocionat:

Hola Maikel,

Si necesitas ayuda puedes escribirnos directamente a info@psicoemocionat.com o por whatsapp al 670563698. Realizamos sesiones via videollamada, donde podríamos ayudarte.

Saludos,

Adriana Reyes
Directora de Psicoemocionat

Diana:

Yo necesito reprimir mis emociones. Lloro por todo eso es frustrante

Psicoemocionat:

Hola Diana,

La solución no pasa por reprimir tus emociones, sino aprender a gestionarlas de otra manera que te permita, abrir tu abanico emocional, y sentir otras emociones, que no sólo sea la tristeza. Si quieres que te ayudemos, ya sabes donde estamos. ¡Suerte! Un abrazo

Páginas

Añadir nuevo comentario




 

Psicoemocionat te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Psicoemocionat como responsable de esta web.  La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar las solicitudes de contacto y los comentarios que realizas en esta web. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Dina Hosting (proveedor de hosting de Psicoemocionat) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Dinahosting. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info.psicoemocionat@gmail.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.