Miedo al rechazo, en busca de la aprobación constante

Compartir Artículo

¿Sabes que el miedo al rechazo es un miedo muy habitual? En mayor o menor medida, todas las personas lo experimentan. Quizá es algo que te pasa de manera puntual, como por ejemplo, miedo al rechazo de tu pareja o miedo al rechazo de una mujer o un hombre, o simplemente de alguien nuevo que conoces.

No obstante, puede ser que este miedo lo vivas de forma constante e intensa estando presente en la mayoría de tus interacciones sociales. Seguramente anticipas de forma negativa la respuesta o reacción que va a tener la otra persona activando diferentes emociones desagradables, como la ansiedad. Todo ello, dificulta tu vida social y laboral.

El miedo al rechazo te lleva a modificar tu conducta, como por ejemplo, evitar ciertas situaciones, intentar contentar siempre a los demás, modificar tu opinión, etc. Por este motivo, en este artículo te mostramos cómo es este miedo al rechazo y algunas maneras para trabajarlo y gestionarlo mejor.

¿Qué es el miedo al rechazo?

El miedo al rechazo implica un temor irracional a perder la aceptación y aprobación de los demás. Buscar sentirte reconocida por las diferentes personas que están presente en tu vida. Por ejemplo, que te inviten a esa cena, que escuchen tu opinión o propuesta, que te den ese trabajo, etc.

miedo al rechazo

Cuando esto no pasa, piensas que están rechazando todo tu ser, incluso puedes pensar que no eres suficiente. Es bueno que comprendas que si bien es cierto que no te han elegido para esa cosa concreta, no implica que rechacen toda tu personalidad.

«Cuando sientes miedo al rechazo, puedes pensar que no eres suficiente»

Psicóloga Alba Calçada

Tu miedo a ser rechazado te lleva a no mostrarte tal y como eres, por que implica exponerte demasiado y esto te puede resultar peligroso para la imagen que quieres que los demás tengan de ti. Por este motivo te autocensuras, y no muestras tu parte auténtica.

Si no te muestras no te expones al posible rechazo. Es como si estuvieras pendiente, de forma constante, de un marcador que mide el índice de aceptación social. Esta manera de proceder condiciona tu vida limitándote y generándote angustia.

¿Cuándo se forma el miedo al rechazo?

Piensa que a nivel evolutivo, para que un bebé pueda sobrevivir, necesita ser reconocido y cuidado. Por este motivo, se genera un vínculo entre la persona y la necesidad de reconocimiento.

En la infancia es cuando este miedo se va gestando en función de las experiencias vitales que vaya viviendo. Son de gran importancia las sensaciones de rechazo que viviste al largo de tu infancia.

En la etapa de adolescencia, es muy importante sentirse aceptado por el grupo. Ya en la etapa adulta, se necesita crear entornos de confianza y seguridad. La mochila emocional se arrastra hasta la adultez, llevándote el miedo al rechazo contigo.

El rechazo en los primeros años de vida

El miedo al rechazo es la suma de todas las experiencias en las que te has sentido rechazado o abandonado. Tanto en las situaciones que has recibido una respuesta literal de rechazo por parte del otro, como en las que solamente fue tu percepción. Es decir, quizá la otra persona no manifestó nada explícito, pero tú lo viviste así.

Como niño no tenías tantas estrategias para gestionar las emociones y para poder entender la situación. Por este motivo, la sensaciones de rechazo que viviste en la infancia te condicionan en mayor intensidad.

Un comentario negativo que te hizo un profesor delante de los compañeros, sentirte rechazado por tus padres, que un amigo ya no quiera jugar más contigo, etc. Algunas de estas vivencias y situaciones quizá te generaron heridas emocionales en tu infancia y pueden afectar tu miedo de rechazo.

Consecuencias del miedo al rechazo

Alguna de las conductas o acciones que quizá modificas por el miedo al rechazo pueden ser las siguientes: no exponer tus necesidades, evitar decir no y poner límites, no vestirte con según que ropa, no mostrar tu opinión, evitar conocer gente nueva, etc.

Todo esto lo haces por el miedo a cómo van a reaccionar los demás: ¿Y si se ríen de mi?, ¿Me criticarán?, «Y si se enfadan conmigo?, «Y si les parece mal?… Detrás de este tipo de funcionamiento, hay una persona con mucha dependencia, con falta de seguridad y autoestima, asó como miedo a sufrir.

Todas estas consecuencias que provoca el miedo al rechazo emocional afectan a tu bienestar psicológico perjudicándolo gravemente..

La búsqueda de aprobación constante

Aparte de las acciones y conductas que evitas hacer, por el temido «¿qué dirán?«, otro aspecto muy relevante es la importancia que le das a la opinión de los demás. Por este motivo necesitas buscar su aprobación. Se define como la necesidad de sentirse aceptado por los demás.

Aunque sentir la aprobación de los demás puede calmar tu miedo al rechazo, puede a su vez convertirse en un hábito muy perjudicial ya que te vuelves dependiente de las otras personas.

Al final es una rueda que se cronifica y se enquista cada vez más. Al sentir miedo al rechazo emocional, necesitas de la aprobación de los demás. En consecuencia, tu miedo se va intensificar cada vez más y por lo tanto, vas a buscar cada vez más la aceptación.

¿Cómo se trabaja en terapia el miedo al rechazo emocional?

¿Te has planteado trabajar tu miedo al rechazo o la necesidad de la aprobación? A lo mejor te puede interesar saber cómo se abordan estas dificultades en terapia. Primero de todo es importante hacer una tarea de exploración para que puedas conocer y entender cuáles son las vivencias que te han marcado.

Una vez identificadas las experiencias que han generado tu miedo al rechazo, se inicia la fase de intervención. Para ello, es importante trabajar con las heridas de tu niño interior, con el objetivo de poderlas sanar. Además, es importante potenciar tu autoestima, así como incrementar tus habilidades sociales.

Como ves el miedo al rechazo se puede superar, solo hace falta que te muestres tal y cómo eres, aceptando tus imperfecciones y recordando que es imposible gustarle a todo el mundo.

Deja un comentario

Sus datos personales se incorporarán a los tratamientos de Adriana Reyes Zendrera, con la finalidad de atender su solicitud de información, gestionar las citas y remitirle información acerca del servicio prestado u otros que puedan resultar de su interés. Puede ejercitar sus derechos dirigiéndose a info.psicoemocionat@gmail.com. Para más información, puede consultar nuestra política de privacidad, la cual declara haber leído y acepto"