Toda emoción que resistas, más persiste 

Compartir Artículo

El dolor es, él mismo, una medicina decía Cowper. Si no tuvieramos sentimientos dolorosos no sabríamos qué es estar “bien”. No sabríamos que es sentirnos contentos. Sin dolor, tristeza, miedo, angustía, rabia, no podríamos valorar la alegría, el gozo y la sorpresa. Muchas veces nos resistimos a los sentimientos más desagradables y dolorosos y no los queremos dejar entrar, o nos oponemos a ellos con todas nuestras fuerzas. Te suena, lo de: ¿No pienses en un elefante rosa? ¿Qué ocurre? ¿has pensado verdad? Lo mismo sucede con las emociones.


Cuanto más te opones más aparece

Cuanto más te opones más aparece la emoción. Volvamos al ejemplo del elefante. Si decimos: “No pienses en un elefante rosa”, lo  que va a pasar es que nuestro cerebro no va a procesar el no, y va a pensar en el elefante rosa. Con las emociones ocurre lo mismo. Si decimos: “No quiero estar triste” y nos resistimos al estar triste, nuestro cerebro va entender que queremos estar tristes, y por tanto, más disgustados y con pena vamos a estar.

Los sentimientos que experimientamos que son más desagradables para nosotros (cómo la tristeza, el miedo o la rabia), cumplen una función adaptativa necesaria para nuestra supervivencia como especie. Las emociones que más nos cuestan, nos ayudan a poder transitar e ir hacia el lado contrario. Si no tuvieramos emociones dolorosas tampoco podríamos valorar las emociones más placenteras. Solo sentiríamos un sentimiento X y no tendríamos nada con lo que compararlo, no sabríamos que es estar verdaderamente felices, alegres,motivados o curiosos.

Si intentamos eliminar esas emociones que percibimos como negativas, nunca lo conseguiremos, ya que, ¡forman parte de nuestra vida! Y sin ellas tampoco tendríamos aquellas emociones que más valoramos y que nos hacen sentirnos a gusto con nosotros mismo y con los demás. Si no te gusta sentir dolor, tristeza, rabia, es como sí, les estuvieras dando una mayor fuerza dentro de ti.

Por tanto, si en vez de resisitirnos a esas emociones que no nos gustan, les damos un lugar, dejándolas estar aquí y ahora, sin oponernos, ni resisitirnos, en ese momento las emociones pierden su fuerza, y nuestro cuerpo puede sentirse con menos tensión y más tranquilo.

2 comentarios en «Toda emoción que resistas, más persiste »

  1. hola! soy de Argentina, vivo en la provincia de Córdoba y desde que encontré su página web no dejo de leerla. me gustan muchos sus artículos y me gustaría hacer terapia con alguna de ustedes. He tenido la suerte de encontrarme con 2 terapeutas Gestálticas que en su momento me ayudaron muchísimo.

    Saludos y sigan con sus artículos que tanto bien hacen.

    Responder
    • Hola Patricia,

      Muchas gracias por tus palabras. Nos alegra mucho disfrutes con nuestros artículos.
      En cuanto a la terapia. Hacemos terapia por videollamada, así que sí que te podríamos atender. Si quieres nos escribes a info@psicoemocionat.com y te informamos de todo.

      Un abrazo,

      Responder

Deja un comentario

Sus datos personales se incorporarán a los tratamientos de Adriana Reyes Zendrera, con la finalidad de atender su solicitud de información, gestionar las citas y remitirle información acerca del servicio prestado u otros que puedan resultar de su interés. Puede ejercitar sus derechos dirigiéndose a info.psicoemocionat@gmail.com. Para más información, puede consultar nuestra política de privacidad, la cual declara haber leído y acepto"