El miedo a decepcionar a tus padres te impide hacer tu vida

Compartir Artículo

El miedo a decepcionar es un miedo con truco, porque aparentemente no se ve, pero hace mucho daño. ¿Te ha pasado que para que tus padres no se enfadaran has pospuesto tu planes, tu futuro y tu vida? Hace poco me vino una chica a consulta que sentía mucha culpa por no hacer lo que querían sus padres. Ella quería irse unos meses a viajar por Europa, y aplazar sus estudios para después, sus padres lo veían una locura. ¿Resultado? No se fue, y como consecuencia, suspendió todo el año de carrera. No dar voz a tus necesidades, puede parecer que no es tan importante, pero al final acaba haciendo mella en ti.

La necesidad de complacer tiene un precio

La necesidad de complacer es la peor manera intentar ser feliz. Cuando pones los deseos de tus padres o de cualquier persona, constantemente por delante de los tuyos, te acabas quemando. Imagina que cada vez que tus padres no están de acuerdo con tus opiniones, cedes y dejas de hacer ese trabajo, ese viaje o esa excursión que tenías tantas ganas de hacer. El miedo a decepcionar es una forma de no hacer lo que en realidad te apetece y de anular o tapar tus deseos de libertad.

¿Qué pasa, por ejemplo, cuando tus padres no están de acuerdo que dejes el trabajo de abogado y te pongas a hacer clases de surf? Puede que sientas miedo a decepcionarlos y que por eso, dejes de lado lo que realmente te apasiona. El precio que pagas por complacer es muy alto, hacer tu propia vida y que te vaya bien. ¿Qué impactante no?

decepcionar

La herida de abandono te juega malas pasadas

¿Por qué tienes miedo a decepcionar? ¿Por qué esta necesidad de complacer de forma compulsiva y sin control? Aquí es cuando entra en juego la herida de abandono. Cuando somos niños, pensamos de forma subconsciente, que si nuestros padres se enfadan con nosotros, es posible que nos dejen de querer, y se marchen. Es una idea totalmente irracional que de pequeños nos puede surgir.

decepcionar

El miedo al rechazo, a ser invisibles o no ser tenidos en cuenta nos condiciona enormemente. De adultos podemos aplazar lo que queremos, poniendo por delante lo que quieren los demás para no tener que “sufrir” que esta herida, aunque sea en nuestra imaginación, se haga realidad.

Las expectativas de tus padres son diferentes a las tuyas

  • Tus padres tienen un mapa de la vida diferente del tuyo: Tienen unas ideas que no tienen porqué ser las tuyas. Han ido asumiendo unos valores y unas creencias sobre cómo funciona el mundo en una época diferente a la que has vivido tú. Y por tanto, como es lógico, es posible que discrepéis en algunas o muchas cosas.  «La historia de tus padres es más grande que tú. No puedes ocuparte de sus destinos, es demasiada presión y responsabilidad para ti. Puedes agradecer la vida que te dieron, y empezar a ocuparte de ella.”
       
  • Tus padres han vivido su propia historia: con sus padres (tus abuelos) y quizá han podido hacer su propio camino ( o no) quién sabe. Los patrones familiares y cómo han sido educados también les hace actuar de forma diferente a ti.    
  • Tus padres pueden esperar que hagas lo que ellos no pudieron hacer: Quizás no te lo digan, pero si no pudieron ser músicos puede ser que les haga ilusión que tu lo seas, aunque odies la música. O si fueron contables, puede que esperen que tu lo seas como ellos, para seguir la estela familiar.  

Deja ir la culpa y respeta tus deseos

¿Les debes algo a tus padres? Yo diría que sí, les debes la vida. Pero es una deuda que nunca vas a poder pagar. Porque es lo más grande que te han podido dar, y tu no les puedes dar la vida a ellos. Por tanto, la mejor manera de pagar esta deuda, no es complaciendolos y sacrificando tu vida por ellos. La mejor manera de dar sentido a tu vida, es haciendo tu propio camino, construyendo tus propias ideas, tus propios valores y tu esencia personal.

Puedes agradecer a tus padres que te dieron la vida, y dar gracias por todo lo que han hecho por ti. Piensa que la manera más efectiva de soltar esta culpa que puedes tener, por no hacer cómo ellos esperan de ti, es el agradecimiento y el caminar hacia adelante. Deja de mirarlos, empieza a ver lo que quieres tú, respeta tus deseos y atrévete a dar pasos hacia ellos. Es normal que tengas un poco de culpa, vive con ella, que no te frene, que te impulse hacia adelante. Sino das este paso vas a vivir en una insatisfacción crónica constante

decepcionar

El miedo a decepcionar se cura decepcionando

Tienes derecho a hacer tu propia vida, para ello vas a tener que aprender a responsabilizarte de ella. Cuánto antes te independices económica y emocionalmente de tus padres mejor. Esto no quiere decir, que no puedas pedir opinión de vez en cuando, pero es necesario que empieces a demostrarte a ti mismo, que eres capaz de ir hacia los objetivos que quieres lograr. Busca un trabajo, que te permita vivir de forma separada de tus padres, empieza a tomar decisiones por ti mismo, y manten estas decisiones a pesar de que a tus padres no les gusten.

¿Cómo se cura el miedo a decepcionar? Haciendo el ejercicio de decepcionar expresamente. Prueba de decepcionar a tus padres y a la gente en general. Ojo, no hace falta que seas agresivo ni grosero, puedes decepcionar con respeto y cuidando las formas si puedes. ¿Te apetece ir al trabajo en bici? ¿Quieres una bicicleta? Compratela, con tu propio dinero, y úsala, verás como te sienta bien al cuerpo. 

Tus padres tienen su historia, y tu tienes la oportunidad de continuar escribiendo la tuya. Desde el amor y el respeto que les puedes tener, puedes enfocarte en tu vida para estar más feliz, puede ser que más adelante ellos puedan entender tus razones, pero si les tratas con cariño y amor, seguramente terminaran respetando tus decisiones.

Qué no estés de acuerdo en ciertos aspectos, no quiere decir que te tengas que llevar mal, ni que tengas que dejar de dialogar con ellos. Simplemente ten en cuenta que no es posible contentar a todos y mucho menos a ellos. Respeta tus propias decisiones y empieza a superar el miedo a decepcionar a los demás. 

6 comentarios en “El miedo a decepcionar a tus padres te impide hacer tu vida”

  1. Ayyyyyyyyyyy……………………..la sombra de las expectativas paternas o maternas es tannnnnnnnnnnnnnnnnn larga….¡qué bueno que mencionas lo de vivir con la culpa de no complacerlos! …..que a veces además son chantajistas y desean que la culpa sea un motivo de cambio…….Sabes, irse lejos de la casa de los padres, irte a otro continente o cruzar el charco como dicen, es un punto que a veces hace más pesada la carga de la culpa. Si pudiera irme a verlos cada mes por lo menos, creo que la culpa sería menor……pero entiendo que ese es el precio de querer estar al otro lado del mundo………

    Responder
  2. Hola Crist,

    Gracias por tus comentarios. El vivir en otro país efectivamente, puede hacer que la mochila de la culpa sea más grande. Como tu dices, es el precio que pagas, por hacer tu vida, y qué bien que la puedas hacer, en el lugar que quieres. Recuerda que al final los padres quieren que sus hijos estén bien, y tanto si es al lado o lejos de ellos al final van a tener que aceptarlo.

    Un abrazo,

    Adriana Reyes
    Directora de Psicoemocionat.

    Responder
  3. Hola Adriana: Yo llevó felizmente casada 30 años y vivo lejos de mis padres.El problema es que mi madre siempre ha sido extremadamente dependiente de su familia, tanto es así que la única manera en que la ves feliz es que estemos ahí con ella, no esta sola, mi padre también vive. El problema radica en que comenzó a utilizar las redes sociales y ahora te llama todos los días, a cada rato, en cualquier momento. Ella dice que se siente sola y quiere que cubramos esas carencias, el problema es que no se porque motivo , ahora ella me ve como su madre, a tal grado de decirme que si la voy a regañar……..yo no soy quien para regañarla, pero al querer cortar el contacto con ella, comienza a enojarse y si se te ocurre llamarle ya te dice que: Ellos estan solos y a nosotros no no importa, esto me esta superando porque ella no quiere soltar, no se como decirle que » Basta ya» que tengo una familia que es lo mas importante en mi vida ahora.No quiero perder a mi familia y esto ya me esta sobrepasando…….algún consejo???A lo mejor al dejar de hablar con ella, me siento algo culpable y es lo que me hace sentir mal pero es que la carga es enorme.Gracias

    Responder

Deja un comentario

Sus datos personales se incorporarán a los tratamientos de Adriana Reyes Zendrera, con la finalidad de atender su solicitud de información, gestionar las citas y remitirle información acerca del servicio prestado u otros que puedan resultar de su interés. Puede ejercitar sus derechos dirigiéndose a info.psicoemocionat@gmail.com. Para más información, puede consultar nuestra política de privacidad, la cual declara haber leído y acepto"