Mi hijo tiene un amigo imaginario ¿debería preocuparme?

Compartir Artículo

Algunos niños a veces tienen un peluche, un dibujo, una mantita o alguien invisible que hace de su amigo imaginario. Estos niños son capaces de crear a través de su imaginación un personaje con personalidad y emociones propias. Se habla de que casi un 30% de los niños puede tener un amigo imaginario.

Según los autores, se considera amigo imaginario a un personaje invisible con el cual el niño juega directamente. Además, suele verse como algo natural y ser referido en conversaciones con otros familiares (Svendsen, 1934).

El amigo imaginario suele ser un tema que asusta mucho a los padres y profesores, por ello en este articulo exploramos si realmente los amigos imaginarios son peligrosos o si por lo contrario pueden ser beneficiosos.

¿Cómo se crea un amigo imaginario?

Los amigos imaginarios aparecen a partir de los 2 años, sobretodo entre los 3 y los 4 años. Es a esta edad cuando los niños están desarrollando su imaginación. Las primeras investigaciones hablaban de que los niños a esta edad tienen dificultades para diferenciar entre lo real y lo imaginado. Aunque en los últimos años se ha podido determinar que los niños desde los 4 años tienen muy clara la diferencia entre lo real y lo imaginado.

amigo imaginario

La creación de amigos imaginarios es un fenómeno bastante normal. Según Piaget, esta creación se debe a que los niños entre los 2 y los 6 años de edad todavía no son capaces de entender la perspectiva de los demás, por ello, crean mundos propios para poder interpretar lo que ven.

¿ A qué se ha asociado la creación de amigos imaginarios?

Muchos profesionales se han visto atraídos por este fenómeno y algunas de las explicaciones que se han encontrado para que los niños tengan amigos imaginarios son las siguientes.

  • Para compensar carencias afectivas y sociales. Se decía que los niños huérfanos o institucionalizados tenían amigos imaginarios como forma de afrontar su soledad.
  • Para construir personajes más poderosos, más inteligentes y con más habilidades que les ayuden a enfrentar su día a día.
  • Para evitar la responsabilidad ante los errores cometidos.
  • Se ha asociado también con hijos únicos o primogénitos, como modo de poder jugar con alguien más.

Sin embargo, algunas de estas teorías deben analizarse con cautela porque tambien se ha encontrado como el amigo imaginario se asocia con fuertes beneficios emocionales y sociales.

Beneficios de tener un amigo imaginario

Tener un amigo imaginario ayuda a expresar los sentimientos y emociones en un contexto seguro, les ayuda a ordenar sus ideas y pensamientos. Así mismo, permite que los niños mejoren su autoestima, ya que por un lado el amigo imaginario suele ser capaz de hacer todo lo que se proponga, y esto puede animar al niño a seguirle. Por otro lado, mejorará su autoestima, porque es un ser que puede controlar a su antojo.

“Tener un amigo imaginario ayuda a los niños a entender las emociones y sentimientos de los otros.”

Además, tener un amigo imaginario ayuda a los niños a entender las emociones y sentimientos de los otros. Al introducir el juego simbólico el niño puede variar entre dos personalidades y ponerse en el lugar de cada personaje. Tener la capacidad de comprender las emociones y creencias de los otros es un requisito fundamental para la adaptación social.

Incluso se habla de que los niños que juegan con amigos imaginarios tienen niveles superiores de inteligencia y desarrollan mejores habilidades sociales.

amigo imaginario

¿Cuándo debo preocuparme?

Como hemos visto, en general no debemos preocuparnos si nuestro hijo nos comenta que juega con un personaje invisible. El problema llega porque el amigo imaginario tiene cierta similitud con las alucinaciones, el hecho de hablar con un personaje invisible nos hará dudar sobre la existencia de alucinaciones.

Sin embargo existen varias diferencias importantes. En primer lugar, el amigo imaginario no es intrusivo ni genera malestar, cosa que las alucinaciones si podrían causar. En segundo lugar, debemos preocuparnos si el amigo imaginario influye de manera negativa en nuestro hijo. Es decir, si el niño deja de tener control y el amigo imaginario le ordena que actúe de una determinada manera.

Tener un amigo imaginario ayuda a entender las emociones del otro

Como hemos visto, los niños que juegan con amigos imaginarios lejos de presentar problemas emocionales graves pueden ser niños con muy buenas capacidades. Los amigos imaginarios forman parte del desarrollo normal del niño y de su imaginario. 

amigo imaginario

Además, según las últimas investigaciones, tener un compañero imaginario puede ayudar enormemente al desarrollo de la empatía y la mentalización, ayudándoles a entender el lugar del otro. Solamente deberíamos preocuparnos en el caso de que el niño sienta que pierde el control sobre su amigo imaginario y esto le genera un malestar visible.

Si tienes alguna duda sobre este tema o cualquier otro relacionado con el desarrollo de tu hijo no dudes en contactar con el equipo de Psicoemocionat. Estaremos encantadas de atenderte.

1 comentario en “Mi hijo tiene un amigo imaginario ¿debería preocuparme?”

Deja un comentario

Sus datos personales se incorporarán a los tratamientos de Adriana Reyes Zendrera, con la finalidad de atender su solicitud de información, gestionar las citas y remitirle información acerca del servicio prestado u otros que puedan resultar de su interés. Puede ejercitar sus derechos dirigiéndose a info.psicoemocionat@gmail.com. Para más información, puede consultar nuestra política de privacidad, la cual declara haber leído y acepto"