Los 7 errores que pueden cometer las personas con baja inteligencia emocional

Compartir Artículo

La inteligencia emocional es el timón de tu vida, pues guía cada paso que das, aunque no lo quieras. Es por eso, que si tienes una baja inteligencia emocional, es más probable que sientas que los sentimientos te dominan. Si eres víctima de tus emociones, puede ser que pienses que el resto de personas se aprovechan de ti o te manipulan a su voluntad.

En este artículo, vamos detallar los errores que cometen las personas con baja inteligencia emocional a menudo. Si te identificas con alguno, bien, así podrás empezar a cultivar hábitos emocionales saludables en tu vida diaria.

¡Vamos a ello!

1.Dar por sentado que hay emociones malas que no debes sentir

Es posible que te hayas criado con frases del estilo: – Has de ser fuerte, llorar es de débiles, no llores que pareces una niña… En realidad las emociones son adaptativas y nos ayudan a sobrevivir, nos dan propósito y sentido. ¿Te imaginas una vida sin emociones ni sentimientos? ¡Qué aburrido! Todas las emociones nos permiten aceptar y elaborar diferentes situaciones con las que nos encontramos en el día a día.

Imagina a un chico que ha perdido a su madre en un accidente de tráfico. La tristeza ayudará a que pueda asumir la pérdida de su mamá.  Así, elaborará el duelo de una forma natural. Si este chico no llora y se traga sus emociones, el duelo quedará sin resolver y lo arrastrará durante años. Por tanto, no hay emociones malas, solo hay emociones no expresadas que necesitan salir. 

2.No entender el mensaje que las emociones te quieren transmitir

Las emociones siempre, nos quieren transmitir un mensaje positivo para que aprendamos de ellas. Por ejemplo, el miedo nos ayuda a protegernos y el enfado nos permite poner límites y darnos cuenta de lo que queremos. Muchas veces sólo nos fijamos en las consecuencias de las emociones. Si te enfadas a menudo, y gritas, ese comportamiento te estará creando problemas.

personas con baja inteligencia emocional

Fíjate en el mensaje que te quiere dar tu emoción antes de juzgarla y censurarla. ¿Qué te quiere decir tu enfado? ¿Quizá que estás siendo rígido y necesitas flexibilizarte? ¿Quizá que estás permitiendo demasiado y te estás dejando pisar por los demás? Cada emoción nos transmite una moraleja en positivo que es necesario descifrar. Así es como podremos dar sentido a nuestras experiencias emocionales y comprenderlas mejor.

3.Tomar decisiones sólo en el plano racional sin tener en cuenta lo que sientes

La mente y el pensamiento racional nos ayudan mucho a diario. Pero, no podemos obviar que las decisiones, son al final emocionales. Si no das voz a lo que tu corazón te dicta, estarás obviando una parte importante de ti mismo. Es tan importante la mente racional como tu inteligencia emocional y es necesario que encuentres un equilibrio para gobernar tu vida. 

Por ejemplo, imagina que tienes que tomar la decisión de tener un hijo/a. Has hecho lista de pros y contras, y todo a punta a que a nivel racional lo tienes claro. Tus amigos tienen hijos, te vas haciendo mayor y te dicen que ya es hora.  En cambio, tus emociones te dicen lo contrario. No tienes claro si quieres, te sientes joven o incluso estás con mucho miedo a la maternidad/paternidad. Si no escuchas a esta otra parte, al final podrás sentirte muy frustrado/a. 

4.No poner límites, ni decir NO, cuando toca porque piensas que es estás siendo egoísta

Imagina a una persona que no pone límites en su vida. No importa que haga horas extra cada día, que incluso tenga que trabajar los sábados aunque no es lo que dice su contrato. En su casa, tiene que hacerse cargo de todo el peso familiar y aún así siente que no llega a todo. Al final esta persona se sentirá desgastada y agotada, sin fuerzas para mantener ese ritmo. 

Las personas que han aprendido a utilizar la inteligencia emocional tienen la capacidad de poner límites cuando necesitan. Pueden expresar sus necesidades emocionales con asertividad, es decir, diciendo lo que necesitan intentando no herir al otro. Es así, como pueden cuidarse para luego poder atender al otro, sin olvidarse de ellos mismos.

personas con baja inteligencia emocional

5.No ponerse en la piel de la otra persona, no empatizar

La empatía es la capacidad de ponerse en los zapatos del otro, intentado entender cómo se siente la persona que tienes al lado. A veces, queremos quitar el sufrimiento del otro y esto nos aleja de los demás en vez de acercarnos. Cada persona tiene una historia vital y emocional diferente, es importante hacer el esfuerzo de dar apoyo emocional a quien lo necesite. 

Por ejemplo, imagina que tu amiga te cuenta que acaba de perder la oportunidad laboral que estaba esperando.  Está llorando junto a ti, tú para intentar animarla, le dices que ya habrá otro trabajo para ella. Qué no llore. Y cambias de tema. Eso sería lo contrario de empatizar. Ponerse en su piel sería, escucharla, intentar reflejar y entender lo que está pasando y permitir que se desahogue sin minimizar su dolor.  

6.Guardarte rencor dentro,no expresar lo que sientes en el momento

La rabia y el enfado mal gestionadas pueden ser nefestas para tu salud física y puedes contribuir a tu baja inteligencia emocional. No hace falta irte a extremos, ni hace falta caer en la agresividad, ni guardar lo que te molesta en tu interior. Las personas con alta inteligencia emocional pueden expresar su molestia en el momento.

«En un sentido muy real que tenemos dos mentes, una que piensa y que siente.» -Daniel Goleman-

Si expresas el malestar emocional, no se acumula, y no hace falta que entres, en el rencor, ni en las culpas. Así podrás tener un equilibro emocional que te ayudará a mejorar tus relaciones con los demás.

7.Pensar que sentir emociones es de personas débiles y sensibles

Puede ser que te hayan educado bajo el lema de que has de ser fuerte, y que no puedes estar mal, porque entonces serás sensible y débil. Es posible, que como consecuencia, tengas una coraza emocional que te impida mostrar lo que sientes de verdad. Tengo una buena noticia para ti. Este escudo emocional es reversible y se puede desmontar. Así, podrás volver a sentir con todas tus fuerzas. 

No eres más débil por sentir, al contrario, demuestra que eres auténtico y coherente con tu verdad. Demuestra que eres humano y que en tu interior hay una sensibilidad que te hace único. Que te invita a experimentar algunas veces, emociones agradables y otras no tan agradables. Eres valiente, porque te atreves a mostrarte tal y cómo eres, sin trampa ni cartón. 

personas con baja inteligencia emocional

Convierte tu baja inteligencia emocional en un aprendizaje

Nunca es tarde para mejorar tu inteligencia emocional, siempre puedes aprender de tus errores y convertir la baja inteligencia emocional en una oportunidad para crecer emocionalmente. Puedes cambiar ciertos hábitos, que te ayudarán a sentirte mejor contigo mismo y con tu entorno. Sólo hace falta que empieces a practicar la empatía, la escucha interna y sobretodo el aceptar tus emociones tal y como vienen.

Piensa que puedes ser sensible, emocional y fuerte a la vez. Ya que, no son aspectos incompatibles. Al revés, las emociones son el lenguaje del corazón y nos ayudan a abrirnos a vivir con consciencia y harmonía. Si sientes que necesitas practicar más con tus emociones, siempre puedes pedir una sesión en nuestras consultas presenciales o por videollamada. Te podemos ayudar en tu crecimiento emocional.

Deja un comentario

Sus datos personales se incorporarán a los tratamientos de Adriana Reyes Zendrera, con la finalidad de atender su solicitud de información, gestionar las citas y remitirle información acerca del servicio prestado u otros que puedan resultar de su interés. Puede ejercitar sus derechos dirigiéndose a info.psicoemocionat@gmail.com. Para más información, puede consultar nuestra política de privacidad, la cual declara haber leído y acepto"

Abrir chat
Powered by