La importancia de las emociones en el aula

Compartir Artículo

Hoy venía de impartir un taller en un colegio de Terrassa, a unos alumnos de 16 años y me ha surgido, una pregunta: ¿Hasta que punto los adolescentes de hoy reconocen sus emociones?

La época de la adolescencia es un hervidero de emociones, una montaña rusa de sentimientos que se acumulan, y a su vez explotan. Es importante enseñar a que estos chicos puedan reconocer lo que les está pasando, saber cuando están experimentando alegría, cuándo están sintiendo tristeza, o cuándo están sintiendo miedo o rabia por ejemplo. La gestión y el manejo de las emociones  facilita el desarrollo del niño. 

Como dice en la entrevista que le hacen a Saturino de la Torre:” Hay jóvenes que han llegado al bachillerato sin sentir ningún tipo de emoción hacia el conocimiento, sencillamente porque hemos sacado la emoción de las aulas”(…) y también enfatiza la importancia de la emoción para que aparezca la creatividad del niño. La emoción es el patrón más importante para que la creatividad emerja”.

Éste catedrático de la UB, acuña el término de “sentipensar” y lo define como:

“El proceso mediante el cual ponemos a trabajar conjuntamente pensamiento y sentimiento, es la fusión de dos formas de percibir la realidad, desde la reflexión y el impacto emocional.”

La emoción se ha relegado por lo general a un segundo plano, tanto en el mundo de la educación, como en la sociedad. Y ahora se conoce, lo importantes que son,  ya no sólo en la vida cotidiana, sino en el momento de tomar decisiones. Según la La Real Academia Española se define Emoción como:

1. f. Alteración del ánimo intensa y pasajera, agradable o penosa, que va acompañada de cierta conmoción somática.

2. f. Interés expectante con que se participa en algo que está ocurriendo.

Reconocer, experimentar y potenciar el uso de las emociones en la vida cotidiana ayuda a los niños a mostrar más interés en lo que está ocurriendo  en la escuela.

Si abrimos la puerta a las emociones en el aula, esto facilita a los niños y adolescentes, el proceso creativo, explorar su creatividad y su propio potencial. Lo importante es formar a personas y seres humanos. Como dice el señor de la Torre:

“Se trata de crear un escenario más que un aula, de utilizar toda clase de recursos que tengan un componente emocional. Detrás de cada gran idea hay una emoción, una profunda pasión, un deseo, una necesidad de hacer y de comunicar”.

Aquí está el reto para la educación de hoy y de mañana, esto es lo que trato de hacer en las charlas que impartimos junto a mi compañera Tatiana Antoni, sobre intelgencia emocional.

Fuente de la entrevista.

Saturnino de la Torre, catedrático de Didáctica e Innovación Educativa en la UB

Deja un comentario

Sus datos personales se incorporarán a los tratamientos de Adriana Reyes Zendrera, con la finalidad de atender su solicitud de información, gestionar las citas y remitirle información acerca del servicio prestado u otros que puedan resultar de su interés. Puede ejercitar sus derechos dirigiéndose a info.psicoemocionat@gmail.com. Para más información, puede consultar nuestra política de privacidad, la cual declara haber leído y acepto"