Equivocarse es un derecho que te puedes permitir

Compartir Artículo

La Según la RAE (Real Academia Española) equivocarse significa tomar desacertadamente algo por cierto, como por ejemplo: Me he equivocado al escribir la dirección. Pero a veces sentimos que equivocarnos es fallar, es fracasar en la linea de exigirnos a nosotros mismos la perfección, pero siento decirte que equivocarse es de humanos, además de necesario para aprender.

Recuerdo que trabajando con un chico de 12 años y sus deberes de matemáticas por ordenador, cuando se equivocaba en el resultado de un ejercicio le marcaba el error pero no le marcaba el procedimiento adecuado a realizar, ni tampoco en clase lo revisaban; por lo tanto, el error quedaba ahí. Por eso, muchas veces, nos educan a modo de ensayo y error y no nos ayudan a desarrollar el razonamiento.

Cuando sientes que te equivocas todo el tiempo

Cuando te equivocas, ya sabes que esa manera no ha sido la correcta de actuar y puedes aprender a intentarlo de otra diferente. ¿Te ha pasado alguna vez que sientes que una situación de tu vida se repite una y otra vez? Eso es porque la manera en la que lo estás resolviendo no te está funcionando, no te sirve para avanzar, sino que te devuelve a ese pensamiento de “esto ya me ha pasado”. 

La vida te está poniendo la misma situación para que la resuelvas de diferente modo a como lo haces normalmente.Además si te equivocas significa que te estás moviendo, que estás buscando crecer.  “Supongo que solo aquéllos que no hacen nada están libres cometer errores” – Joseph Conrad – 

La frustración forma parte de equivocarse

Puedes aprender a tolerar la frustración esa sensación que te invade cuando las situaciones no salen como querías.La frustración aparece en los momentos cuando quieres objetivo y no puedes alcanzarlo. Por ejemplo, cuando has llegado tarde al cine y ya no quedan entradas para ver la película que querías. Aprende a quitarle la importancia a estos momentos y dárselas a las cosas que la tienen. 

Al aceptar que te has equivocado, será más fácil que puedas no sentir culpa, sino aprovechar la oportunidad de mejora que te ofrece el error. Si has cometido un error que ha involucrado a otra persona, puedes aprender a pedir perdón. Equivocarse es un derecho, pero pedir perdón debería ser una obligación, para empatizar con el sufrimiento del otro y responsabilizarte de las consecuencias de tus acciones.

equivocarse

Ya lo dicen que equivocarse es humano y rectificar es de sabios, porque no podemos evitar cometer errores pero podemos intentar evitar cometer el mismo la siguiente vez.La experiencia te dice que es mejor hacer algo de lo que te puedas arrepentir, que quedarte quieto y arrepentirte toda la vida de no haber actuado.

El miedo a equivocarte puede paralizarte

Puede pasar que nos equivoquemos por miedo a equivocarnos, quiero decir que a menudo preferimos quedarnos como estamos a probar algo nuevo y diferente. Imagina que cuando andas hacia el trabajo empiezas a callejear y das más vuelta que si fueras por un atajo que no has probado, pero como te has acostumbrado a hacer ese recorrido cada mañana, no intentas buscar otra manera de llegar a tu destino.

“Echarle la culpa de tus errores a tu naturaleza no cambia la naturaleza de tus errores.” –Thomas Harris. –

A veces te puedes sentir fracaso porque te has equivocado, o que le has fallado a alguien porque esperabas otro resultado.  Por ejemplo, unos padres con un hijo que se ha presentado al examen práctico para sacarse el carnet de conducir.

equivocarse

Ese hijo, no aprueba a la primera y siente que ha fracasado. Eso le pasa porque le gusta hacer las cosas bien y no repetirlas. Además siente que le ha fallado a sus padres porque seguramente esperaban que no se equivocase.

¿Qué puedes aprender del error?

Estás aprendiendo, y es normal equivocarse, no nacemos con todo aprendido, la vida es un constante aprendizaje cada día aprendemos algo nuevo. Por ejemplo, a hacernos mejor el café, a combinar mejor la ropa, a llegar al trabajo por el camino más corto, a redactar mejor un informe, a tardar menos en resolver una avería, a gestionar mejor nuestras emociones…

El perfeccionismo es una característica que puede ser positiva, ya que algunas veces ayuda a empezar y terminar una tarea, en cuidar los detalles, en ilusionarse por el trabajo bien hecho… Aún así, otras veces, se vuelve en contra y estas personas sufren cuando el resultado es de 9 y no de 10, La imperfección forma parte de la vida y es importante aceptarla. Del error podemos aprender a ser mejores personas.

¿Cómo podemos no sentirnos culpables por equivocarnos?

Dale naturalidad al error, si nosotros le quitamos hierro al asunto los demás no se lo verán. Por ejemplo, tenias una reunión a las 10 y te presentas a las 10.30. Ese es un hecho terrible para ti, porque tu lo controlas todo no se te pasa ni una. Has llegado media hora tarde sí, pero en vez de sentirte mal y mostrar inseguridad, acepta que cometiste un error y utiliza el humor para salir del paso.

Repara el error, si te has equivocado con una persona, puedes disculparte por ello y buscar una alternativa juntos.  Si te has equivocado porque has supuesto acciones y has prejuzgado a alguien, discúlpate con él, simplemente otro día pregunta antes de suponer.

Pon la mirada en el futuro, el error es cosa del pasado. Es cierto que debes aprender de la equivocación, pero no vale la pena fustigarse por lo que deberías haber hecho y no hiciste. Es mucho más práctico poner el objetivo en el paso siguiente que atormentarte. Pon el foco de atención en la solución no en el problema. No te sigas culpando por haberte distanciado de un amigo sin motivo aparente.

Pierde el miedo a equivocarte y al que dirán. Muchas veces lo que te ha frenado es la opinión que va a tener el resto sobre tus acciones. Pero tu vida tienes que vivirla tú y tus errores los sufrirás aunque intentes evitarlos. Por eso, te animo a que te equivoques en tu elección, y busques tu propio camino más allá de lo que digan los demás.

Ya has visto que equivocarse es un derecho que puedes usar las veces que quieras. Ten en cuenta que cuando cometas un error, es mejor que aprendas de él en vez de culparte. Toma nota para el próximo reto que se te presente y sé responsable de tu cambio.

3 comentarios en «Equivocarse es un derecho que te puedes permitir»

  1. Me llega atinadamente el artículo…. Por una tonta discusión de mi parte, nos pasamos ayer nuestras bodas de plata sin hablarnos., el tiempo no regresa y han sido los 25 años más importantes de mi vida…gracias por aconsejarme en estos momentos….

    Responder
  2. La verdad necesitaba leer algo como esto, por que ser perfeccionista lleva tiempo y ese tiempo me lleva a entender los errores y convivir con ese obstáculo de mierda que atravesamos los seres humanos, nos inspira en mejorar cada paso de la vida y proyectos que queremos llevar a cabo por qué es mejor intentar algo que queremos y lo peor es no hacer nada y vivir toda nuestra vida pensando en el error, muy buen post este la verdad lo necesitaba mucho y me aclaro muchísimo la mente jajajaja espero que sigas con esto y ayudar las crisis emocionales que atravesamos todas las personas. Saludos desde Argentina

    Responder

Deja un comentario

Sus datos personales se incorporarán a los tratamientos de Adriana Reyes Zendrera, con la finalidad de atender su solicitud de información, gestionar las citas y remitirle información acerca del servicio prestado u otros que puedan resultar de su interés. Puede ejercitar sus derechos dirigiéndose a info.psicoemocionat@gmail.com. Para más información, puede consultar nuestra política de privacidad, la cual declara haber leído y acepto"