El rol del padre durante el embarazo y primer año de vida

Compartir Artículo

El rol del padre durante el embarazo y el primer año de vida de los niños es algo que hasta hace bien poco no se había prestado mucha atención. La noticia de ser padre, sobre todo si eres primerizo, implica vivir un cúmulo de emociones que pueden ir desde la alegría y la felicidad hasta el miedo y la incertidumbre.

Generalmente, le hemos prestado una merecida y necesaria atención al proceso de maternidad desde el punto de vista de la mujer, abordando cuáles son los cambios en ella, los miedos que pueden surgir y su función en la crianza del bebé.

Pero quizá hoy en día más que nunca, teniendo en cuenta los cambios socioeconómicos que facilitan que el padre asuma un rol mucho más activo que antes, se hace necesario abordar también cual es la respuesta emocional del padre, y sobretodo, cuál es su rol en el embarazo y en la primera infancia.

La respuesta emocional del padre durante el embarazo

La respuesta emocional como padre varía en función de cada persona pero tiene mucho que ver con el rol específico del padre en el proceso. Mientras la madre tiene un rol más claro, como padre puedes sentir dudas al respecto.

La respuesta emocional también está condicionada por el momento evolutivo del bebé, pues no es la misma en el inicio del embarazo que en el nacimiento o durante el primer año de vida.  La ilusión por el embarazo puede mezclarse con otras emociones menos agradables.

Incertidumbre y dudas

Al inicio del embarazo, puede aparecer incertidumbre ante el nuevo proceso que acaba de empezar. Incertidumbre y dudas respecto a los que cambios físicos y emocionales que va a experimentar ella, pero también a los cambios a nivel de relación de pareja que puede suponer y sobretodo dudas acerca de cuál es el rol que como padre debes desempeñar.

Miedos

El miedo es otra de la emociones que puede aparecer durante el embarazo. Miedo por ejemplo, a hacer daño a tu pareja o al bebé en las relaciones sexuales. Pese a que el sexo durante el embarazo está recomendado por los expertos, este miedo puede contribuir a que sientas una disminución del apetito sexual.

Si es así, es recomendable que lo hables con tu pareja y podáis llegar a una decisión conjuntamente sobre como queréis que sean vuestras relaciones.

Sentimiento de exclusión

Pese al amor y la ternura que como padre sientes por tu futuro hijo/a y por tu pareja, es normal que te puedas sentir excluido. Tu pareja, de una forma natural se irá centrando poco a poco más en su cuerpo y en el bebé, empezando a fortalecer cada vez más la vinculación con él mismo. Esa conexión con el bebé, que facilita el vínculo, es diferente en el padre.

Para ti, como padre, esa conexión es más difícil y puedes no saber cómo fomentarla. Es entonces cuando te puedes sentir excluido de la relación madre-bebé, generando sentimientos de celos, soledad e incapacidad. Si la conexión no se facilita por parte de los dos miembros de la pareja ya desde el embarazo, esta sensación de exclusión se puede acrecentar con el nacimiento del bebé.

Revisión de los propios padres

Además, tomar consciencia de que vas a ser padre te conecta con tu propia historia infantil, con el modelo que tú has recibido de tu padre, y te puede llevar a revisar cuáles son los modelos parentales que tú has vivido y compararte con ellos. Si sientes que estos han sido de algún modo insuficientes, puedes temer que tú también seas insuficiente.

Amor, ternura y empatía

Con la evolución del embarazo es habitual que vayas sintiendo cada vez más la aparición de sentimientos amorosos y de ternura hacia el bebé, desarrollando lo que llamaríamos el instinto paternal, con necesidad de conexión emocional y de cuidar a la madre y al bebé.

En esta situación, se da un aumento de la empatía en el padre, que posibilita la función de apoyo, e incluso en algunos casos minoritarios aparecen síntomas parecidos a las que sufre la mujer durante el embarazo: náuseas, dolores de espalda, etc.

El rol del padre durante el embarazo y primer año de vida

Conectarse emocionalmente con el bebé

Participar de una forma activa te permite acompañar y apoyar a tu pareja y a la vez ir tejiendo una conexión emocional con el bebé. Si como padre vas conectándote al bebé durante el embarazo, estarás empezando a crear un vínculo emocional con él, y en su nacimiento, ese vínculo se verá reforzado.

Para que esto ocurra, es necesaria la colaboración de los dos miembros de la pareja. Como padre, tienes que poder mostrar tu ilusión y tu deseo de participar de una forma activa y si no sabes cómo hacerlo, poder comunicar tu deseo para que tu pareja pueda abrirte el camino.

En este sentido, ir juntos a las revisiones médicas, pensar en las decisiones conjuntas, ir a comprar la ropa juntos, ayudará a la pareja vivir el embarazo como un proceso compartido.

Soporte y protección

En los primeros meses de vida, es muy importante la función como padre de promover protección y soporte al vínculo madre-hijo. La generación del vínculo materno filial en los primeros días es básica para el bienestar del bebé y el padre es un elemento facilitador del mismo, si está disponible, para atender las necesidades de la díada madre-bebé. Es un factor de tranquilidad, seguridad y ayuda para ambos.

Función de tercero

Con el paso del tiempo, también será muy importante que con tu presencia, tu mirada, opinión  y asumiendo un rol activo, ejerzas lo que llamamos la función del tercero, promoviendo la progresiva separación de la simbiosis inicial madre-bebé para hacer posible la individualización de tu hijo/a.

Fomenta el desarrollo del yo social

La capacidad del padre para crear un vínculo con su hijo/a diferenciado del de la madre posibilita en el hijo el desarrollo de su yo social, de la capacidad para relacionarse, también con otros adultos y con otros niños y niñas.  El vínculo que establezcas con tu hijo/a será como una puerta abierta al mundo para él.

Claves para una paternidad sana

Para poder disfrutar de la paternidad, es importante que haya comunicación entre los dos miembros de la pareja, y que te sientas libre de compartir las nuevas emociones  que estas experimentando en esta nueva etapa.

Participar de forma activa ya en el embarazo te va a permitir ir tomando consciencia del futuro nacimiento del bebé e ir creando un vínculo emocional con él. Para ello, es importante que la madre te pueda abrir la puerta y ayudarte a encontrar tu propio camino para conectarte con el bebé, que puede ser diferente al de la madre pero igualmente válido.

Como padre debes sentirte libre de crear tu propio modelo de paternidad, único y diferente al que has recibido como hijo. Así, podrás disfrutar de una paternidad consciente y respetuosa con tu hijo/a respetando también el vínculo con tu pareja.

Deja un comentario

Sus datos personales se incorporarán a los tratamientos de Adriana Reyes Zendrera, con la finalidad de atender su solicitud de información, gestionar las citas y remitirle información acerca del servicio prestado u otros que puedan resultar de su interés. Puede ejercitar sus derechos dirigiéndose a info.psicoemocionat@gmail.com. Para más información, puede consultar nuestra política de privacidad, la cual declara haber leído y acepto"