El niño exigente y perfeccionista consigo mismo

Compartir Artículo

¿Tienes un niño exigente y muy perfeccionista? Habitualmente recibimos muchas consultas de padres preocupados por el alto nivel de exigencia de sus hijos. Esto genera mucha frustración para los niños cuando no pueden cumplir sus expectativas.

Son muy perfeccionistas les cuesta dar una tarea por finalizada, se sienten mal si no saben hacer algo en clase o sufren mucho cuando sus padres les critican alguna conducta. Se les considera niños con poca tolerancia a la frustración e incluso nerviosos, pareciendo más mayores de lo que son.

 En este artículo encontrarás algunas claves para entender el por qué de este comportamiento y cómo poder ayudar a un niño exigente y perfeccionista consigo mismo. ¡Vamos allá!

La exigencia en la sociedad actual

Todos, adultos y niños, buscamos por encima de todo llamar la atención y sentirnos valorados por los que tenemos al lado. La principal motivación que nos mueve es «ser reconocidos» para los otros, porque en ello se basará nuestra autoestimaPara sentirse valorado el niño utilizará todos los métodos que estén a su alcance, y según la respuesta del ambiente continuará exhibiendo ese comportamiento o buscará otro.

Esto se une a que en la actualidad, en la sociedad post-moderna o del rendimiento, una de las cosas que más se valora de los demás es el esfuerzo y la auto-superación continúa, basada en si otros pueden tu también deberías poder hacerlo así de bien. 

niño exigente payaso

En este contexto, el método del esfuerzo y el de querer dar lo mejor de sí mismo y hacer las cosas mejor que los demás son muy valorados. Por lo que el niño exigente y crítico consigo mismo ganará mucha atención y recibirá un gran refuerzo por sus conductas perfeccionistas. Así, estas conductas se van instaurando en el niño quedando atrapado en tener que «ser mejor» para ser apreciado.

Síntomas del niño exigente y perfeccionista

A continuación te exponemos algunos comportamientos que los niños exigentes suelen presentar. Nos deberían servir como señales de aviso para darnos cuenta que ese niño necesita ayuda.

  • Está preocupado por hacer bien sus tareas y le cuesta darlas por finalizadas
  • Busca la aprobación de sus padres y profesores mostrando las cosas que hace bien
  • Pospone o evita tareas o situaciones que le puedan resultar difíciles
  • Está muy preocupado por las notas o las valoraciones que le hace el profesor
  • Siente envidia o celos por compañeros que hacen alguna cosa mejor que ellos
  • Sufre mucho si sus padres le riñen o critican por algo que han hecho
  • Puede tener explosiones de rabia o ansiedad en situaciones aparentemente manejables

Cómo ayudar al niño que se pone mucha presión encima

Para poder ayudar a un niño que sospechamos que está sufriendo por sus altos niveles de exigencia te proponemos seguir los siguientes pasos.

En primer lugar, lo primero si detectas esa exigencia en tu hijo hay que tratar de ver que puede haber detrás. Saber exactamente qué es lo que está pasando y que oculta ese comportamiento exigente o crítico consigo mismo. Podría ser que detrás de ese comportamiento haya una necesidad imperiosa de ser visto y querido o una baja autoestima que no le esta permitiendo desarrollarse con normalidad. 

niño exigente

A continuación, en el proceso de observación también debes fijarte en el modelo le estás ofreciendo como padre. Cómo nosotros abordamos el día a día va a marcar su elección a la hora de elegir el método con el que comunicarse con el mundo. 

Seguidamente, podrías reforzar su autoestima. Para conseguir una buena autoestima es necesario que el niño pueda conocerse a sí mismo y ser consciente de sus fortalezas pero también de sus puntos a mejorar. Este autoconocimiento le ayudara a tener unas expectativas razonables y adecuadas.

Del mismo modo, para que los niños tengan una buena autoestima es necesario que como padres les demos mensajes de que a pesar de que hagan cosas mal nosotros los queremos. Así entenderán que ellos no son su propia conducta.

La asertividad como vacuna contra la exigencia

Enseñarle a ser asertivo le ayudará a tener una autoestima fuerte y a defenderse de las exigencias externas. Permitirle el placer de aprender a relacionarse con sigo mismo y con los demás adecuadamente, sin considerarse ni más ni menos que los otros.

La capacidad de ser asertivo socialmente le va ayudar a gestionar las exigencias de una manera mucho más sana. Pero esta capacidad no se hereda, ni es algo innato o inamovible, se va a aprendiendo a lo largo de la vida.

 Los niños tienen que ir aprendiendo a compartir, a ceder el turno, a cooperar y a negociar. Por ello, puede aprender diferentes técnicas de asertividad que le ayuden a comunicar sus emociones y opiniones de una manera más clara y directa.

niño exigente

Al enseñarle a ser asertivo no solo debemos centrarnos en que lo sea con sus compañeros y adultos.. También es necesario que pueda ser asertivo con los adultos. Todo ello ayudará a que se rebajen sus exigencias.

El niño exigente solo busca atención y amor

Como has podido ver en este articulo la exigencia en los niños suele estar ligada a la búsqueda de valoración por parte de los demás. En la sociedad actual se valora mucho la autoexigencia a todos los niveles, y esto también ha afectado a los niños a nivel emocional es entonces cuando necesitará ayuda.

Una buena identificación es clave para poder ayudar a los niños que están sufriendo en esta situación. Ya que así, podremos ayudarles a reforzar su autoestima y a generar una comunicación asertiva que les permita desarrollarse mucho más tranquilos y seguros.

Si te has visto identificado con este articulo y crees que podrías necesitar ayuda para afrontar este tema, no dudes en ponerte en contacto con el equipo de Psicoemocionat.

1 comentario en “El niño exigente y perfeccionista consigo mismo”

Deja un comentario

Sus datos personales se incorporarán a los tratamientos de Adriana Reyes Zendrera, con la finalidad de atender su solicitud de información, gestionar las citas y remitirle información acerca del servicio prestado u otros que puedan resultar de su interés. Puede ejercitar sus derechos dirigiéndose a info.psicoemocionat@gmail.com. Para más información, puede consultar nuestra política de privacidad, la cual declara haber leído y acepto"