El cuento de la mariposa

Compartir Artículo

A veces, aunque creamos que estamos ayudando a alguien, en realidad lo estamos perjudicando más que haciéndole un bien. Aunque pongamos nuestra mejor intención en ayudar, si empujamos demasiado, interferimos en el proceso de aprendizaje de la persona. Es como si, queremos aprender a dibujar, y el profesor, en vez dejárnos aprender, y ensayar, nos hicera el dibujo por nosotros. Os dejo un cuento que ilustra esto que estoy explicando, os hará reflexionar y buscar similes en vuestra vida.    Un hombre encontró el capullo de una mariposa y se lo llevó a casa para poder verla cuando saliera de él. Un día, vio que había un pequeño orificio, y entonces se sentó a observar por varias horas, viendo que la mariposa luchaba por poder salir de capullo.

El hombre observó que forcejeaba duramente para poder pasar su cuerpo a través del pequeño orificio en el capullo, hasta que llegó un momento en el que pareció haber cesado la lucha, pues aparentemente no progresaba en su intento. Semejaba que se había atascado. Entonces el hombre, en su bondad, decidió ayudar a la mariposa y con una pequeña tijera cortó al lado del orificio del capullo para hacerlo más grande y de esta manera por fin la mariposa pudo salir.

Sin embargo, al salir, tenía el cuerpo muy hinchado y unas alas pequeñas y dobladas.

El hombre continuó observando, pues esperaba que en cualquier instante las alas se desdoblarían y crecerían lo suficiente para soportar al cuerpo, el cual se contraería al reducir lo hinchado que estaba. Ninguna de las dos situaciones sucedieron y la mariposa solamente podía arrastrarse en círculos con su cuerpecito hinchado y sus alas dobladas… Nunca pudo llegar a volar.

Lo que el hombre, en su bondad y apuro no entendió, fue que la restricción de la apertura del capullo, y la lucha requerida por la mariposa para salir por el diminuto agujero, era la forma en que la naturaleza forzaba fluidos del cuerpo de la mariposa hacia sus alas, para que estuviesen grandes y fuertes y luego pudiese volar.

Extraido del libro: «Aplicate el cuento» de Jaume Soler y M. Mercé Conangla.

En vez de empujar, y forzar a que la otra persona se levante, es mucho más fácil y sano para la persona, acompañarle, en lo que le está pasando, y hacer qué sea ella quien saque un aprendizaje de lo que la vida le está presentando. Sólo así podrá, aprender de la experiencia. Esto es al final, lo que hacemos algunos psicoterapeutas, acompañar a la persona en la experiencia, y hacerle de espejo, para que ella misma pueda darse cuenta, y hacer algo con lo que le está pasando. 

1 comentario en “El cuento de la mariposa”

Deja un comentario

Sus datos personales se incorporarán a los tratamientos de Adriana Reyes Zendrera, con la finalidad de atender su solicitud de información, gestionar las citas y remitirle información acerca del servicio prestado u otros que puedan resultar de su interés. Puede ejercitar sus derechos dirigiéndose a info.psicoemocionat@gmail.com. Para más información, puede consultar nuestra política de privacidad, la cual declara haber leído y acepto"