Cómo abandonar la queja y asumir un rol activo en tu vida

Compartir Artículo

Abandonar la queja es clave para permitirte disfrutar del momento presente. Ante todo es importante dejar claro que quejarse, es tanto un derecho como una necesidad. Todos necesitamos expresar nuestro malestar cuando estamos sufriendo, para así poder ponerle cara a nuestro sufrimiento y poner en marcha recursos y estrategias de afrontamiento.

La posición de queja puede ser una manera de estar en el mundo. Falsamente, nos provee de cierta identidad, le da un sentido a nuestra vida, aunque a costa de  renunciar a crear nuestro propio sentido.

¿De dónde surge la posición de queja?

A veces, nos quedamos estancados y no podemos abandonar la queja, sintiéndonos incapaces de avanzar hacia otras etapas. Seguramente atrapados en emociones de rabia, tristeza o miedo y con mucha dificultad para conectar con la alegría, la ilusión o la esperanza. 

Es muy probable  que tenga su origen en experiencias tempranas y continuadas de sufrimiento, donde nos hemos sentido solos, rechazados, maltratados. Estas situaciones y seguramente nos han hecho sufrir mucho. Esas situaciones quizá no han podido ser elaboradas y aceptadas, y siguen estando presentes en nosotros años después de haber sucedido. 

Por el contrario, no hemos podido ser conscientes de cuáles son nuestras fortalezas y recursos personales, y al sentirlos disminuidos, aparece el miedo a salir de esa posición y afrontar la vida  con un rol más activo.

abandonar la queja mujer

¿Porque nos quedamos en la posición de queja?

Nos provee de cierto control sobre la vida y sobre los demás. Al situarme en posición de queja, de ser víctima de algo o alguien, puedo justificar mis éxitos y desgracias y de algún modo me saco de encima la responsabilidad.No tengo trabajo porque…”, “soy incapaz porque no me han enseñado”, “si no fuera por esto que me paso..”. 

Podemos llegar a justificar casi todas la decisiones que tomamos en la vida “por culpa” de factores externos, los que nos puede llevar a abandonar proyectos, evitar la tareas, etc. Por ello, es muy importante que podemos identificar si nos encontramos estancados en esta posición de queja y tratar de abandonarla y asumir  un rol más activo.

Algunas claves para saber si estamos en la posición de queja

En esta posición funcionamos a través de distintos mecanismos emocionales y psicológicos:

  • Distorsionamos de la realidad (proyección de la culpa): modificamos la realidad hasta que cuadra con nuestras intenciones y anticipamos lo que creemos que va a ocurrir, casi siempre a través del mecanismos de la proyección, según el cual, vemos en los otros lo que está en uno mismo. Por ejemplo: “Me alejo de mis amigos porque no valen la pena” , o “dejo este trabajo porque me tratan mal”. 
  • Sentimiento y pensamiento de injusticia: Se relaciona con no poder asumir y aceptar las frustraciones que nos depara la vida. Ante dificultades, desilusiones o frustraciones, sentimos un profundo sentimiento de injusticia. “Yo me merezco más”. 
abandonar la queja
  • Sentimiento de que la vida nos debe algo: Este sentimiento puede desembocar en la creencia que se nos debe algo, que la vida nos debe algo. Y si esa creencia si es muy fuerte, puede ser peligrosa, pues si creo que la vida me debe algo, quizá no luche lo suficiente para logarlo.

«La queja nos da señales de una necesidad que no hemos sabido resolver»

  • Atrapados en la rabia/rencor: Sentimos un intenso sentimiento de rabia hacia algunas personas, generalmente de nuestro círculo más próximo, que sentimos culpables de nuestras dificultades. Esa rabia, y rencor, no nos sirve para poder poner límites, al contrario, nos atrapa, pues nunca sentimos que la rabia disminuye por más que la expresemos.
  • Encerrados en nosotros mismos: Al dirigir la rabia y el rencor hacia los demás, percibimos a los otros como si fueran poco aceptables, o incluso dañinos para nosotros, y nos aislamos.
  • Miedo ante el futuro: Al no responsabilizarnos de nuestras decisiones, desconectamos de nuestros recursos personales, de nuestra capacidad de influir en lo que nos ocurre, por lo que el futuro se presenta como una amenaza que no sabemos afrontar y nos genera insatisfacción.

5 pasos para abandonar la queja y ser protagonista

Comprende el beneficio secundario

Es importante que podamos ver que es lo que  creemos obtener en esta posición. Como hemos dicho, es una posición que nos lleva a no afrontar nuestras vidas, y eso nos puede dar una ilusión de seguridad. Parece más fácil responsabilizar a los otros de las cosas que nos pasan, que no a uno mismo. Pero cuando nos damos cuenta de este juego, entendemos que sólo nos genera más inseguridad, incapacidad e inestabilidad en nuestras vidas, pues nada depende de nosotros.

Fomenta la alegría, la motivación

La queja nos mantendrá conectados con emociones de tristeza y rabia que no nos permiten sentir y expresar la alegría. Hemos de poder descubrir aquello que realmente queremos, aquellas experiencias que nos proveen de alegría, ilusión, curiosidad y poder fomentarlas. 

abandonar la queja

Influye, toma responsabilidad

Podemos tomar consciencia de aquello que está en nuestras manos y que podemos hacer para influir en nuestra realidad. Influir no siempre significa tener el control total, poder obtener aquello que uno quiere. Pero tratar de influir nos conecta con nuestras fortalezas y nos genera sensación de seguridad. 

Descubre tus recursos

Sólo si queremos influir en nuestras vidas, si tomamos esa responsabilidad, conectamos con nuestras capacidades personales. Es bueno conocer nuestras fortalezas antes de ponerlas en marcha, pero también es cierto  que mientras afrontamos las situaciones, aparecen los recursos.

Ábrete a los demás

Cuando empiezas a confiar más en ti mismo, a aceptar tus limitaciones y a conocer tus recursos, puedes aceptar también las de los demás. Los otros, no son ni perfectos ni tampoco dañinos. Son personas con sus limitaciones pero también con sus fortalezas. Si estamos preparados para aceptarlas como son, podremos abrirnos a ellas y tomar aquello bueno que tengan para darnos.

La terapia nos puede ayudar a manejar las emociones

El primer paso para poder salir de la posición y abandonar la queja es tomar consciencia de que estamos en ella. Posiblemente es el paso más difícil.  Una vez empezamos a tomar consciencia, podemos ir trabajando para salir de ella de forma progresiva.

Así seremos capaces de sostener la responsabilidad en nuestras vidas, tomando el control con nuestras virtudes, fortalezas y conscientes de nuestras limitaciones. Si crees que puedes estar en una situación similar, o tienes dificultades para sentir puedes consultarnos y lo trabajaremos.

1 comentario en “Cómo abandonar la queja y asumir un rol activo en tu vida”

  1. Un post genial, completo y muy claro. Muchas personas viven en la queja y no son capaces de ver más allá. En cuanto logran dar un paso fuera de ella, van descubriendo otras posibilidades y, sobre todo, la responsabilidad que tienen en sus vidas.

Deja un comentario

Sus datos personales se incorporarán a los tratamientos de Adriana Reyes Zendrera, con la finalidad de atender su solicitud de información, gestionar las citas y remitirle información acerca del servicio prestado u otros que puedan resultar de su interés. Puede ejercitar sus derechos dirigiéndose a info.psicoemocionat@gmail.com. Para más información, puede consultar nuestra política de privacidad, la cual declara haber leído y acepto"