Cerrar el corazón te produce sufrimiento

Compartir Artículo

Cerrar el corazón es la mejor manera que hay para no sentir las emociones plenamente. Los sentimientos están asociados a el corazón y cuando los apagamos inevitablemente echamos la llave al órgano que los genera. Cuando el corazón late envía señales que nos acercan a nuestros sentimientos y nos ayudan a conectar con nuestro verdadero sentir.

El problema viene cuando cerramos conscientemente la puerta de acceso a nuestros sentimientos bloqueando cualquier intento de sentirnos amados o de poder dar amor a las personas que nos rodean. Es entonces, cuando a pesar de que nuestro corazón lata con fuerza, dejamos de oír nuestras emociones, y las encerramos en un lugar muy lejano al fondo de nuestra alma.

cerrar el corazon

Motivos por los que cerrar el corazón

Hay varios motivos por los que podemos cerrar el corazón ante el amor aquí vamos a exponer los más frecuentes. ¡Vamos a ello!  

  • No querer sufrir o no querer experimentar el dolor emocional. Tiene que ver con el no sufrimiento o no querer padecer más de la cuenta. Así, sin percatarnos nos vamos cerrando a lo nuevo, a lo que realmente sentimos. Nos vamos marchitando como si fueramos flores a las que se les caen las hojas. 
  • Sentirnos traicionados por los demás y con miedo a confiar de nuevo. La herida emocional de traición hace que no podamos volver a confiar porque nos han hecho mucho daño y lo que hacemos es cerrar nuestro corazón a cal y canto. Así, el miedo se apodera de nosotros, y nos paraliza impidiendo que actuemos para movilizar nuestras emociones de nuevo.

Es por eso, que cerramos el corazón como una forma de protección para no sufrimiento, cuando al final es paradójico, porque cuanto más cerramos el corazón, más sufrimos por dentro.    

cerrar el corazon

Las consecuencias de cerrar y apagar el corazón

Si echamos la llave a nuestro corazón, la única guía que vamos a escuchar será la de nuestra mente. ¿Cuál es el problema de solamente escuchar nuestros pensamientos? Que nos desconectamos de lo que realmente necesitamos emocionalmente y dejamos de seguir nuestra intuición y yo más profundo.   Es entonces cuando nos quedamos congelados emocionalmente y podemos sentir alguna emoción, pero, a muy baja intensidad. Como si llevaramos un velo o una coraza emocional que nos recubre todo el cuerpo.

Es lo que Fisher llama en su libro «El caballero de la Armadura Oxidada», justamente eso, la armadura.  Al inhibir la zona de nuestros sentimientos y deseos nos volvemos autómatas de nosotros mismos. Es decir,  prisioneros de los propios sentimientos, pues estos, si es que aparecen, siempre serán de tristeza, de rabia o miedo profundo. Es así, como poco a poco y sin saberlo, nos convertimos en personas cada vez más grises y sin muchas tonalidades emocionales. 

Cómo abrir de nuevo el corazón para que pueda sentir de nuevo

Convertir en corazón de nuevo en un órgano que siente requiere su tiempo. Pero aún así vale la pena. Porque nos genera más sufrimiento el cerrarlo para siempre que arriesgarnos a que vuelva a sentir emociones intensas.  

  • Pon emoción y corazón a todo lo que hagas, sigue tu intuición y hazte la pregunta: ¿qué haría mi corazón en esta situación? Por ejemplo, si estás muy enfadado con alguien y te haces esa pregunta quizá puedes empatizar más con la persona y ponerte más en sus zapatos. 
  • Prueba a abrirte primero contigo mismo, dale espacio a tus emociones en privado para poco a poco ir compartiendolas con los demás. Si te sinceras contigo mismo va a ser más fácil que después puedas compartir tu malestar o bienestar emocional con la gente que quieres.
  • Utiliza la escritura como llave de entrada a tu corazón. Algo que te puede ayudar también para ordenar tus emociones es escribirlas para que puedan salir a la superficie y así puedas reentrenar a tu corazón a que sienta de nuevo.

Cerrar el corazón implica cerrarse a la vida. Por el contrario, abrir el corazón implica abrirse a vivir las experiencias tal y como son con sus dolores y con sus disfrutes.

cerrar el corazon

Para terminar un ejercicio práctico 

Te propongo un ejercicio simple que puede dar paso a que dejes de cerrar el corazón y empieces a descongelar aquellas zonas del corazón que estén más frías. Cierra los ojos y enfoca tu mente hacia tu corazón, hacía tu órgano físico. Imagina que de él salen todas tus emociones y que gracias a él estás vivo en este instante. Imagina después una luz dorada y rosa que va entrando en tu corazón y se va expandiendo por todo tu cuerpo.  

Deja que fluyan todas las emociones que vayan surgiendo, si no surge nada no pasa nada.. Acompasa tu respiración con los latidos de tu corazón. Imagina que cada latido es un sentimiento y que cada vez que late tu corazón también estás oyendo tus emociones expresarse.

Te animo a que realices este ejercicio durante 10 minutos durante 21 días. Si además quieres profundizar en el concepto de vivir desde el corazón puedes ver el documental «Un latido universal».   Si te ha gustado este artículo…Descárgate nuestra guía emocional gratuita con 5 técnicas para gestionar tus emociones.

¿CÓMO PUEDES RESERVAR UNA SESIÓN CON UN PSICÓLOGO EN BARCELONA DEL EQUIPO DE PSICOEMOCIONAT?

Por teléfono:

A través de nuestro email:

Por calendario online:

¡No te vayas sin tu regalo!

"5 TÉCNICAS EFICACES PARA MANEJAR TUS EMOCIONES"

Suscríbete y recibe nuestra guía gratuita en tu email

Sus datos personales se incorporarán a los tratamientos de Adriana Reyes Zendrera, con la finalidad de atender su solicitud de información, gestionar las citas y remitirle información acerca del servicio prestado u otros que puedan resultar de su interés. Puede ejercitar sus derechos dirigiéndose a info.psicoemocionat@gmail.com. Para más información, puede consultar nuestra política de privacidad, la cual declara haber leído y acepto»

8 comentarios en «Cerrar el corazón te produce sufrimiento»

  1. Juro que no puedo abrir mi corazón. Tengo 24 años, pero desde mi adolescencia que aprendí a cerrarlo. Y pensar que era tan risueño cuando chico, pero ahora me siento tan, pero tan apagado, que no soporto mi propia existencia. Me siento tan diferente a los demás que esto me provoca una soledad actualmente insoportable. Jamás estuve enamorado de alguna mujer, si es que ese sentimiento no es una mera falacia, pero me he cerrado puesto que soy consciente de que, dada mi forma de ser y pensar, ninguna me prestara atención alguna. Me cierro ante la idea de que jamás compartiré mi vida con una supuesta compañera. Eso no existe para mí. Soy excesivamente desconfiado, soy feo, no me considero interesante en absoluto, nada tengo que ofrecer, siquiera en una relación de amistad. Pero es cierto, es irónico que el cerrar el corazón se me haya vuelto en contra y ahora sea una carga insoportable de sostener. Es un dolor que solo yo puedo entender al punto de no tolerar mi propia existencia: sólo deseo morir lo más joven posible. Los días transcurren y uno es más gris que el otro, nada me causa alegría. Sobrevivo con mi lógica supuesta, pero esa lógica no me facilita el sentirme pleno, ser auténtico: sólo impide que nadie me lastime ni me traicione jamás. Hasta ahora creo que nadie ha roto mi corazón o alma: es cierto, yo mismo lo estoy haciendo y no puedo escapar de ese cerrojo «auto impuesto».

    Responder
    • Entiendo lo que sientes, ahora mismo con mis 20 años ando pasando esto.
      Después de 5 años de encerrarme por una traición y desamor. Ahora mismo no me soporto y no quiero sentir cuando alguien te lastima, pero tampoco quiero ser alguien que no tenga sentimientos.

      Pero por lo que leí, es mejor que empecemos en abrirnos ya, porque a mi experiencia corta, e tenido problemas de salud que nunca tuve antes.

      Responder
  2. Entiendo lo que te pasa, a mi me pasa lo mismo, siento hace un tiempo que el tema de la pareja es un capitulo que quedó muy atras, las veces que estuve en pareja la pase peor de lo que estaba sola, asi que elijo estar sola, primero porque no creo que haya nadie que lr pueda interesar.
    Asi que te comprendo.
    Auque suene un poco pesimista, creo que quizas habria que empezar por amarnos y apreciarnos a nosotros mismos, y apreciar la dicha de estar vivos y de a poco ir abriendo el corazon a experiencias mas agradables.

    Responder
  3. No, suena lógico lo que mencionan pero el resultado siempre será traición, claro que duele y si, te vuelves gris y aislado pero te evitas un dolor mayor. Es fácil decir que es más lindo tener sentimientos pero invariablemente te los van a romper de nuevo y de nuevo, cuando crees que pisas terreno seguro, te van a quitar la tabla que te sostiene y eso, eso si te endurece de verdad. Ya leí al menos y eso confirma mi teoría, no sentir más es lo mejor, el amor hacia una pareja es irreal y dañino.

    Responder
  4. Hola Flor y Gabriel,

    Yo viví ese dolor durante 35 años de mi vida y cada vez se hizo más grande. Les aconsejo empezar a quererse más porque son valiosos sólo por el hecho de SER….. Yo seguí el proceso de sentir mi cuerpo, preguntarme qué es importante para mi, cómo quiero que sea mi vida y así conectarme con mi esencia divina que todo lo sabe y que, hoy en día, me guía para hacer lo correcto, en el lugar correcto y con la persona correcta para poder fluir y vivir una vida plena.

    Responder
  5. La verdad no sé si apagar mis emociones además que pues nadie me apoya ni mis propios padres al contrario ellos me hacen más daño que hago lo hago o no?

    Responder
  6. Últimamente la idea de cerrar el corazón es una de las que más ha rondado por mi mente. Cada vez que decido abrirlo y darme a conocer las personas me defraudan, cambian, ponen excusas y todo aquello tan lindo que me hicieron sentir queda hecho trizas. Pensar que el amor nos hace débiles me parecía ayer completamente incorrecto, pero hoy con la suma de decepciones, una tras otra, ya no me parece tan desacertado. Quizás no para todos, pero al menos para mí el corazón debe cerrarse, para aceptarme, para curar, para aprender a vivir sin necesitar relacionarme afectivamente.

    Responder

Deja un comentario

Sus datos personales se incorporarán a los tratamientos de Adriana Reyes Zendrera, con la finalidad de atender su solicitud de información, gestionar las citas y remitirle información acerca del servicio prestado u otros que puedan resultar de su interés. Puede ejercitar sus derechos dirigiéndose a info.psicoemocionat@gmail.com. Para más información, puede consultar nuestra política de privacidad, la cual declara haber leído y acepto"

¡No te vayas sin tu regalo!

"5 TÉCNICAS EFICACES PARA MANEJAR TUS EMOCIONES"

Suscríbete y recibe nuestra guía gratuita en tu email

Sus datos personales se incorporarán a los tratamientos de Adriana Reyes Zendrera, con la finalidad de atender su solicitud de información, gestionar las citas y remitirle información acerca del servicio prestado u otros que puedan resultar de su interés. Puede ejercitar sus derechos dirigiéndose a info.psicoemocionat@gmail.com. Para más información, puede consultar nuestra política de privacidad, la cual declara haber leído y acepto»