Cambios emocionales durante el embarazo

Compartir Artículo

¿Cómo se viven los cambios emocionales durante el embarazo? A lo largo de la vida experimentamos diferentes etapas en las que las emociones cambian o se viven con mayor intensidad a causa de cambios hormonales y de cambios de carácter psicológico.

Durante el embarazo, el cuerpo experimenta una serie de cambios tanto a nivel físico como emocional en pocos meses. Las modficaciones corporales son muy visibles, pero también es interesante conocer las variaciones emocionales por las que va a pasar la futura mamá durante este periodo. Esto le va a ayudar a conocerse mejor y a vivir el embarazo de una manera más consciente preparándola en el camino de la maternidad.

Los cambios vitales producen emociones

Los momentos de cambios vitales producen emociones intensas. La adolescencia y el embarazo son grandes ejemplos en los que esto sucede: la adolescencia nos prepara para la vida adulta, el embarazo nos impulsa a la maternidad. Una de las diferencias entre estos dos periodos de madurez vital es que durante el primero la persona tiene más tiempo; a lo largo de entre 4 y 6 años el niño se convierte en adulto.

La mujer embarazada tiene 9 meses para ajustarse a las responsabilidades de la maternidad y eso hace que las emociones, se vivan como un auténtico tsunami en el que los cambios de humor pueden ser frecuentes. Puede aparecer la tristeza, la alegría, el miedo y el enfado con fuerza, sin poder evitarlo o gestionarlo.

¿A qué se deben los cambios emocionales durante el embarazo?

Cambios hormonales

Muchos de los cambios que va a experimentar la mujer durante este periodo, son motivados por las hormonas gestacionales, substancias que segrega el cuerpo desde el primer día del ciclo menstrual. Los estrógenos, la progesterona, la oxitocina y la prolactina, contribuyen al crecimiento del bebé y preparan psicológicamente a la mujer para la maternidad.

cambios emocionales durante el embarazo

Los niveles hormonales se duplican y el desajuste provoca la alteración emocional, dando lugar a estados de ánimo que cambian de forma brusca. Es frecuente experimentar ansiedad o incertidumbre por la manera en la que va a afrontar la nueva situación. Emocionarse por pequeñas cosas, sentir mayor sensibilidad en aspectos cotidianos, o enfadarse por algún comentario externo. Por lo que miedo, el enfado o la tristeza serán compañeros de viaje de la mujer gestante junto a la alegría.

Encuentro con la propia sombra

Para muchas mujeres, ser madre es una etapa vital muy deseada, representa un hito muy importante a nivel vital. En el momento en que es consciente de su nueva situación, tanto para ella como para la pareja, aparecen sentimientos de alegría. Pero, como en todo momento de transformación, también se despiertan aquellos aspectos y sentimientos más profundos de la personalidad.

Desde el principio, se pone en marcha toda la historia emocional, los miedos, los temores o la incertidumbre. Las relaciones familiares resurgen con fuerza durante los nueve meses que dura la gestación.

La mujer embarazada, vuelve a enfrentarse con aquellos conflictos no resueltos con la familia de origen, principalmente con sus padres. Salen a la luz los problemas de pareja y resurgen los fantasmas que están detrás de la piel sobre la propia historia personal.

La obligación de estar contenta

En nuestra cultura el embarazo es una etapa de luz, de alegría; por todos lados, el mensaje que recibe la mujer embarazada es que «hay que estar bien para que el bebé crezca bien». Se entiende que es obligado estar contenta y feliz por la llegada del bebé.

Se crea una imagen idílica del embarazo que no permite sentir emociones. Por ejemplo, el miedo, la confusión, la tristeza o la culpa, tan necesarias para adaptarnos al cambio. La prohibición implícita provoca que muchas embarazadas repriman las emociones que no son capaces de sostener.

Así. rechazan la posibilidad de encontrarse con su propia sombra , crecer y madurar para maternar de manera consciente. Por tanto, los cambios emocionales durante el embarazo pueden vivirse desde la obligación de estar bien, o desde la tranquilidad de permitirse estar como necesite la muju

La educación emocional empieza en el útero

Los nueve meses de espera preparan a las mujeres para el gran reto que resulta la maternidad. Un embarazo consciente en el que la madre gestante es capaz de identificar, comprender, aceptar y expresar sus emociones representa una oportunidad para conocerse mejor. Si la mujer aprende a gestionar los cambios emocionales durante este periodo, va a ser más capaz de acompañar a sus futuros hijos en su propio camino de desarrollo personal para que crezcan emocionalmente sanos.

Por lo tanto, escucharse, reconocer las necesidades propias, permitirse las emociones tal y como están en cada momento, enfrentarse a los miedos y a los conflictos interiores , es la receta de la embarazada para redescubrir quién es y vivir su etapa de gestación de una manera más consciente y plena.

Si estás embarazada, te sientes en tu propia montaña rusa emocional y no te sientes capaz de gestionarlo te podemos ayudar. Además, si sientes que tus emociones se han descontrolado, te notas ansiosa, angustiada y tienes miedo tranquila. Te acompañamos a vivir este proceso desde el aprendizaje, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

Deja un comentario

Sus datos personales se incorporarán a los tratamientos de Adriana Reyes Zendrera, con la finalidad de atender su solicitud de información, gestionar las citas y remitirle información acerca del servicio prestado u otros que puedan resultar de su interés. Puede ejercitar sus derechos dirigiéndose a info.psicoemocionat@gmail.com. Para más información, puede consultar nuestra política de privacidad, la cual declara haber leído y acepto"