Aprender a gestionar las críticas

Compartir Artículo

Aprender a gestionar las críticas no es fácil. La crítica es la declaración y expresión por parte de otra persona de que no le ha gustado un comportamiento concreto que has realizado tal y como ha sido percibida y recibida por el otro.

Esto significa que la crítica se basa en la percepción de la otra persona, y por este motivo sólo puede afectar a la imagen que das a la otra persona. La crítica no tiene que ver en cómo tú eres, es decir, tu imagen global y completa ya que la otra persona sólo conoce y puede juzgar un comportamiento en concreto.

Tu mundo interno formado por los pensamientos, las intenciones, los deseos y sentimientos es privado, a no ser que lo hayas comunicado y explicado. Por esto, la crítica se basa en la percepción e interpretación del otro.

«Cuando estás abierto a escuchar una crítica, te abres a la oportunidad de tomar conciencia de cómo son tus relaciones».

No obstante, si escuchas las críticas es una oportunidad para que crezcas y mejores. Vas a poder ver tu estilo comunicativo, cómo afecta tu conducta a los demás y saber qué imagen generas.

Los errores que cometes cuando realizas una crítica

Si quieres realizar y gestionar de forma eficaz una crítica, es mejor que no cometas los siguientes errores:

Crítica global

Un error muy común al realizar una crítica consiste en realizar afirmaciones del tipo «es que tú eres…», «pareces…», es decir, expresiones contundentes sobre la totalidad de la persona. Tienes derecho a comentar un acto realizado pero no a la persona y su forma de ser.

gestionar las criticas

Crítica exagerada

Quizá utilices a la hora de gestionar críticas palabras como: siempre y nunca. Es mejor que las evites ya que seguramente son poco realistas. Es mejor que utilices frases más justas como: «esta vez…», «con este comportamiento me ha molestado que…».

Crítica indirecta

Si la crítica que realizas es abstracta, es una crítica mal realizada. Es importante que des detalles y explicaciones sobre lo que te ha molestado, de lo contrario, la persona no puede defenderse o explicarse.

Crítica devaluatoria

Es muy importante que no expreses frases negativas o despectivas sobre el otro. Si lo haces, lo único que vas a conseguir es que la otra persona se ponga a la defensiva ya que va a percibir que la estás atacando.

Crítica rígida

Para gestionar las críticas de forma efectiva, es importante que como emisor estés abierto a escuchar a la explicación de la otra persona y si hace falta, cambiar tu opinión. Cuanto más rígido y cerrado estés, más probable que tu crítica esté distorsionada.

Primeras reacciones ante una crítica

Otra dificultad ante la gestión de las críticas es la reacción interna que tienes cuando la recibes. Puede ser que te hayan hecho la crítica de forma muy correcta y asertiva pero que tú la vivas de forma muy negativa. Existen principalmente dos tipos de reacciones negativas ante la crítica y se basan en el nivel de tu autoestima.

Si tu autoestima es baja, la crítica te va a impactar conectando con tu parte más vulnerable e incluso, a nivel muy inconsciente, va a despertar la herida emocional del estado niño. De forma muy rápida, vas a entrar en una segunda fase, que te va a llevar a la crítica interna y a tu propio machaque. Esto significa, que te vas a enganchar en la crítica que acabas de recibir y vas a obviar aquellos comentarios positivos o tus recursos.

En cambio, si tu autoestima es muy alta (existe la crítica excesiva como mecanismo de defensa), vas a entrar en contacto con la crítica des de la rebeldía y la vas a negar des del principio. En esta ocasión, no vas a escuchar la opinión ni los motivos de la otra persona.

¿Cómo gestionar las críticas? 4 pasos a seguir

Primero de todo es importante que te des tiempo antes de reaccionar de forma impulsiva. Cuando te das tiempo, le das la oportunidad de que tu estado Adulto aparezca y de esta forma vas a poder analizar la situación con perspectiva.

A continuación te voy a enseñar 4 pasos para que sepas recibir, reaccionar y gestionar las críticas. No obstante, únicamente vas a poder seguir estos pasos des de la calma y la serenidad:

Escucha con atención las críticas que recibes

Primero de todo es importante que escuches todo lo que te diga la persona. Si una parte de su crítica es abstracta, le tienes que hacer preguntas antes de interpretar. Por ejemplo: ¿qué es lo que te ha molestado exactamente?, «Entiendo que te ha molestado (…), es así?

Concretar la conducta que te ha molestado

De todo lo que te haya dicho, intenta concretar al máximo la conducta que le ha molestado para no perderte en detalles y entrar en discusión. Si observas que la crítica es exagerada (siempre, nunca…) es importante que tú la hagas justa y cuantificable.

Analizar si la crítica es constructiva y cierta

Una vez has escuchado y has concretado, es importante que seas sincero y certifiques si la crítica es cierta o no.

Responder en función de las siguientes pautas:

Si la crítica es cierta: Primero de todo lo tienes que reconocer, después pedir perdón y finalmente, es importante que preguntes qué comportamiento tuyo prefiere la persona en el futuro ante una situación parecida.

Si la crítica no es verdad: Se tiene que reconocer la percepción de la otra persona y explicar tu intención. Por ejemplo, «quizá el otro día te pareció que yo… pero en realidad….»

Recibir y aprender de la crítica

Una vez finalizado el punto 4, es importante que reflexiones y saques conclusiones para tu futuro y para mejorar la relación con los demás, así vas a continuar el proceso de crecimiento personal.

gestionar las criticas

La crítica constructiva puede ser un regalo

Tal y como has visto, la crítica puede ser un regalo y una ocasión perfecta para fortalecer tu crecimiento y la forma en que te relacionas con los demás. Si no lo vives así, las críticas te van a llevar hacia tu propio machaque o a tener conflictos con los demás.

Recuerda que no todas tus conductas y acciones van a gustar a los demás ya que no es posible. Así que puedes elegir entre continuar haciendo lo mismo o cambiar y empezar a gestionar las críticas en la medida que lo desees.

Si quieres trabajar la forma en que realizas o recibes las críticas o quieres realizar un proceso terapéutico para trabajar tu autoestima ya que está muy relacionada con la gestión de las críticas, no dudes en contactar con nuestro equipo.

Deja un comentario

Sus datos personales se incorporarán a los tratamientos de Adriana Reyes Zendrera, con la finalidad de atender su solicitud de información, gestionar las citas y remitirle información acerca del servicio prestado u otros que puedan resultar de su interés. Puede ejercitar sus derechos dirigiéndose a info.psicoemocionat@gmail.com. Para más información, puede consultar nuestra política de privacidad, la cual declara haber leído y acepto"