Skip to content Skip to navigation

Blog Psicoemocionat

Cada uno de nosotros tenemos una parte de luz y una parte de sombra. Hay una parte de nosotros mismos que nos gusta y es la que tendemos mostrar hacia los demás. Por lo general, pocas veces permitimos que nuestra sombra se asome en nuestra vida, porque la tendemos a juzgar y evitar. Si por ejemplo, soy una persona muy permisiva, pocas veces voy a sacar a la luz mi parte más dura o estricta, o si enseño mi parte más dulce, voy a intentar evitar mostrar mi parte de enfado. Me va a ser más fácil, reconocer mi sombra en los demás que en mí mismo. ¿Es posible que veamos nuestra sombra como un elemento a explorar y no cómo algo a evitar?