fbpx Blog Psicoemocionat | Psicoemocionat Skip to content Skip to navigation

Blog Psicoemocionat

Hay padres que no dejan ir a sus hijos. Los hijos necesitan sentirse seres individuales, independientes de sus padres, con diferentes opiniones,creencias y valores. Así es como construyen su propia identidad y se encaminan hacia la vida adulta. El problema viene cuando los padres no permiten que este desarrollo natural se produzca. Es entonces, cuando atan a sus hijos, queriendo que no se separen de su lado, o que hagan como ellos.  Padres qu..

¿Se puede superar la dependencia emocional? ¿Es posible dejar atrás una relación tóxica y empezar a vivir de una manera más sana? La respuesta es sí. ¿Cómo podemos empezar a superar la dependencia que nos crea una persona? Para que el cambio se produzca es  necesario tomar conciencia de la situación, un proceso complicado, el dependiente se aferra tanto a la relación que la idea de tener que alejarse de ella le genera una ansiedad d..

¿Sabes si sufres dependencia emocional? ¿Sientes que tu felicidad depende de los demás? Antepones los deseos de los demás a los tuyos propios? Ha llegado un momento en el que te miras al espejo y no te reconoces? ¿Sientes que tu vida gira entorno a una sola persona y no puedes soltarla? Entonces, es posible que estés enganchado a una relación de dependencia y no sepas cómo salir de ella. Cuando amar demasiado es depender, es el título qu..

Algunos lo llaman el “Sindrome de Wendy”, otros “ la necesidad de quedar bien” sea como sea, complacer está bien visto. O al menos lo estaba. Ser servicial, estar disponible 24h al día para los demás, ser buen amigo, y complaciente está de moda. Es mucho mejor que ser egoísta ¿o no? ¿Qué nos empuja a complacer a los demás? ¿Para qué realizamos semejante cosa? Woody Allen decía: “No conozco la clave del éxito, pero sé que la clave del fracaso es tratar de complacer a todo el mundo”.

Todos quien más y quien menos, hemos tenido heridas de infancia, cosas que nos hubieran gustado que fueran un poco diferentes, y no lo fueron con nuestros padres o nuestras figuras de apego. Si estas heridas emocionales no las hemos revisado, quedan mal cicatrizadas, y se infectan. Hay una tirita puesta en la herida, pero en realidad no está cerrada, y cada vez que de adultos nos toca vivir emociones parecidas a las de esa herida, vamos a volve..