fbpx Blog Psicoemocionat | Psicoemocionat Skip to content Skip to navigation

Blog Psicoemocionat

Los duelos forman parte de la vida de toda persona. Son una reacción emocional básica ante la pérdida. Aunque siempre los vivimos con sufrimiento y con dolor, una buena elaboración puede ayudarnos a generar nuevas capacidades personales, aumentar nuestro autoconocimiento y fomentar una relación distinta con nosotros mismos y con los demás. Cuando finalizamos el proceso de duelo que empezó en la pérdida, podemos terminar con la aceptació..

Todos a lo largo de nuestra vida vamos a sufrir traumas con mayor o menor intensidad. La mayoría de nosotros nos sorprenderíamos porque sin ni siquiera saberlo vamos acumulando traumas a lo largo de nuestra experiencia vital que nos afectan en nuestro presente. Lo importante es saber que estos traumas se pueden superar con ayuda y que no hace falta que los llevemos en nuestra mochila toda la vida.  Hay traumas más severos como pueden ser: acc..

Estos días, me hago eco de las noticias, me siento sacudida con el accidente aéreo de Germanwings que salió de Barcelona y nunca llegó a su destino. Esto es solo una prueba más de la fragilidad de nuestra vida. Y eso me hace plantearme si realmente somos conscientes de ello. ¿Sólo cuándo nos toca de cerca nos sacudimos? pero, ¿y las miles de muertes que ocurren al día, y de las que nadie habla?   

No hay una forma correcta de enfrentarse al duelo, pero sabemos que es un camino, un proceso que supone en algún momento enfrentarse al dolor de la pérdida, conectar con todas nuestras emociones (enfado, tristeza, culpa...) y dejar que fluyan. Una vez nos damos permiso para sentir nuestras emociones, y las hemos dejado fluir, es mucho más fácil perdonarnos a nosotros mismos y recordar a nuestros seres queridos con amor y cariño.     Mirar..

Muchas veces, la vida nos trae situaciones, y experiencias desagradables, que no sabemos cómo manejar. Nos crean rabia, impotencia, incluso podemos posicionarnos cómo víctimas de la situación. Como si no tuviéramos control de nuestra vida, ni de lo que nos pasa. El cuento que os traigo hoy va de cómo aprender de las adversidades, de las que aparentemente clasificamos como "mala suerte". ¡Qué lo disfrutéis!