fbpx Blog Psicoemocionat | Psicoemocionat Skip to content Skip to navigation

Blog Psicoemocionat

Jugar al papel de víctima corresponde a un rol muy antiguo aprendido a nivel cultural. Está bien visto socialmente, incluso comprendido. El sufrimiento es premiado y aceptado a nivel social. El esfuerzo entendido incluso como sufrimiento para conseguir lo que uno quiere está a la orden del día. Pero en realidad son cosas diferentes. Cuando nos ponemos en “formato” víctima sufrimos por diferentes razones y variadas: Necesidades no satisfe..

27/04/2015
Hay momentos en que teñimos nuestras vidas con un toque "dramático". Hay personas que por su carácter y su manera de hacer, lo suelen hacer más, y otras personas que lo suelen hacer menos. Pero todos en algún momento dado, hemos sentido, o vamos a sentir nuestro propio "drama". Como si se acabara el mundo, cuando nos pasan ciertas cosas. Por ejemplo, "Se me lleva el coche la grúa, y ya pienso en la mala suerte que tengo porque me han quita..

Papeles, llamadas, ordenandor, memoria. Conversaciones, reuniones, prisas. Cada día muchísima gente se tiene que "subir al tren" del trabajo, y no siempre es fácil bajarse de ese tren para irse a casa. Porque incluso si nos bajamos, nuestra cabeza sigue pensando en todas las cosas que no pudimos hacer, o en todas aquellas cosas que nos quedaron pendientes para el día siguente. Olvidarse del trabajo ni que sea por un rato, es importante, pero no siempre lo conseguimos. 

Vivimos en una sociedad donde se da mucha más importancia al pensar que al sentir. Cuando el pensamiento y la racionalización invaden nuestra vida, esto puede llegar a ser algo agotador. ¿Qué pasa si pensamos más que sentimos? ¿Es bueno pensar? ¿En qué me ayuda y en qué me dificulta? Saturinio de la Torre, habla del concepto de "sentipensar" y lo define como el equilibro de ambos procesos. Si no equilibramos la balanza, la razón nos puede llevar a evitar determinadas emociones y sentimientos que tenemos en nuestro interior. Sigue leyendo....

Podemos sentir que tenemos un malestar interior que no nos deja avanzar en nuestra vida, y queremos cambiarlo, queremos sentirnos mejor. Primero intentamos resolverlo nosotros mismos, o con ayuda de alguna persona cercana, pero cuando vemos que esto no es posible, ahí nos podemos plantear buscar ayuda de un psicoterapeuta. Dar el paso de pedir ayuda puede no ser fácil, pero a veces es necesario. Hasta ahora, quizás lo que hemos intentado para solucionar el problema no ha funcionado,  necesitamos ponernos unas nuevas "gafas" con las que ver nuestro mundo interior.