fbpx Blog Psicoemocionat | Psicoemocionat Skip to content Skip to navigation

Blog Psicoemocionat

Cómo gestionar las rabietas de los niños son algo que preocupa a muchos padres hoy en día. Cada vez tengo más consultas sobre este tema y por eso me he animado hoy a escribir sobre cómo poder manejar estos estallidos emocionales de forma respetuosa con el niño o la niña. Digo de forma respetuosa, porque hay muchas formas de gestionar una rabieta y aunque puedan tener el mismo resultado no todas van a ser igual de efectivas a largo plazo. S..

Hoy en día nadie se escapa de experimentar sus emociones. Ya sea por exceso o por defecto todos convivimos con nuestras emociones lo queramos o no. Es ahí, donde pueden surgir diferentes dificultades emocionales. Poder identificar y poner nombre a éstos problemas emocionales es un primer paso vital para luego tomar consciencia, empezar a aceptarlas y finalmente reaprender a gestionar nuestras emociones. Si no ponemos solución a estas dificult..

¿Eres de las personas no te permites el enfado?¿De las que callas y acumulas todo tu resentimiento por miedo a que los demás se molesten contigo? ¿Por miedo a que te dejen de hablar, por miedo a que no te acepten no expresas lo que sientes? La ira es una de las emociones más dañinas, si la energía de la rabia se acumula en nuestro interior. Dañina porque si no la expresamos, nos reconcome por dentro y la vamos acumulando como si de una mo..

27/04/2015
Hay momentos en que teñimos nuestras vidas con un toque "dramático". Hay personas que por su carácter y su manera de hacer, lo suelen hacer más, y otras personas que lo suelen hacer menos. Pero todos en algún momento dado, hemos sentido, o vamos a sentir nuestro propio "drama". Como si se acabara el mundo, cuando nos pasan ciertas cosas. Por ejemplo, "Se me lleva el coche la grúa, y ya pienso en la mala suerte que tengo porque me han quita..

Papeles, llamadas, ordenandor, memoria. Conversaciones, reuniones, prisas. Cada día muchísima gente se tiene que "subir al tren" del trabajo, y no siempre es fácil bajarse de ese tren para irse a casa. Porque incluso si nos bajamos, nuestra cabeza sigue pensando en todas las cosas que no pudimos hacer, o en todas aquellas cosas que nos quedaron pendientes para el día siguente. Olvidarse del trabajo ni que sea por un rato, es importante, pero no siempre lo conseguimos.