Skip to content Skip to navigation

Blog Psicoemocionat

¿Cuánto te quieres? ¿Cuánto te mimas? ¿Te das espacio para quererte? El amor hacía uno mismo es el pilar básico que fortalece nuestra autoestima. Muchas veces nos olvidamos que para estar presente en esta vida es necesario confiar, en nosotros , en las personas, y en la vida. Nuestra historia de vida nos hace, a veces, desconfiar de los demás, desconfiar de la vida, y de nuestro futuro. Cualquier cambio que venga para nosotros va estar su..

La asertividad es una actitud que nos permite ser nosotros mismos respetando nuestras decisiones y valores personales. Todos los seres humanos tenemos el derecho a expresar nuestras opiniones, a hacer peticiones y a decir que “no”. El comportamiento asertivo se basa en respetar nuestra propias convicciones, sin pretender imponerlas a los otros. El problema es que normalmente ponemos las necesidades de las otras personas, por encima de las nue..

No había oído antes esta expresión hasta que un paciente me la comentó hace un tiempo.  No está en ningún manual de psicología pero me pareció interesante lo bien que describe lo que les pasa a algunas personas, la desconexión que tienen de sí mismos. La mayoría cuando nos desconectamos y nos convertimos en zombis es en el sentido de no hacernos caso. De tapar, normalmente inconscientemente, nuestras necesidades, nuestros deseos y nue..

A nivel social nos educan en el “hacerlo bien”, en la exigencia, en la perfección.No está permitido ser imperfectos, equivocarse, meter la pata, y fallar. Está mal visto, como si fuera un fracaso o un pecado, equivocarte en tu día a día. Sin quererlo, nos abocamos hacia el éxito, y cuando fracasamos ¡qué frustración! Ya no somos buenos, no somos suficientes, no somos válidos. ¿Os suena este discurso? El miedo a equivocarnos es alg..

Volvemos con mucha energía después de habernos tomado un respiro en el blog estas vacaciones, aunque no hemos parado de trabajar. ¿Te has planteado qué cosas te conmueven en tu día a día? ¿Cómo haces para mantener la ilusión de tu vida? ¿Qué te emociona en tu rutina? ¿Es tu pareja? ¿tus hijos? ¿tu trabajo? ¿la sonrisa que te hace algún cliente o compañero? ¿algún amigo? ¿tus padres? Encontrar aquella cosa que nos emociona no solo externa sino sobre todo interna, dentro de nosotros, hace que el motor que tenemos dentro funcione y nos empuje hacia adelante.