fbpx Cómo enseñar relajación a los niños de forma sencilla- Psicoemocionat Skip to content Skip to navigation

Cómo enseñar relajación a los niños de forma sencilla


Cómo enseñar relajación a los niños de forma sencilla

El ritmo frenético del estilo de vida actual también afecta a los niños. Para cumplir todas las expectativas que se les imponen necesitan cierto nivel de activación constante que les permita aguantar el ritmo. En los niños la activación constante se acaba traduciendo en emociones desagradables como ansiedad, tristeza y en muchas ocasiones rabia o enfado.

Una buena manera de enseñar a nuestros hijos a gestionar estas emociones es a través de las técnicas de relajación.En la relajación incluimos cualquier actividad que permita al niño disminuir su activación y entrar en un estado de calma o tranquilidad. El objetivo de estos ejercicios de relajación es aprender a afrontar diferentes problemáticas del día a día que producen al niño ansiedad o nerviosismo.


¿Qué beneficios tiene la relajación en los niños?

Los beneficios de la relajación pueden llegar a ser infinitos. Enseñar relajación a los niños no es difícil. Cada persona, cuando empieza a practicar algún tipo de relajación de manera continuada refiere sentir variedad de emociones que le ayudan a continuar practicándola. En general algunos de los beneficios más referidos son los siguientes:

  • Reduce la tensión muscular
  • Mejora el bienestar en los niños
  • Baja la ansiedad
  • Soluciona o disminuye los trastornos del sueño
  • Mejora la gestión de las emociones
  • Aumenta la capacidad de concentración y mejora el aprendizaje
  • Disminuye la agresividad y los ataques de ira
  • Previene algunas enfermedades como el asma

¡Con estos beneficios quién puede resistirse a comenzar a practicar relajación!

enseñar relajación a los niños

Primeros pasos para ayudar a los niños a relajarse

La relajación con niños tiene algunas características a tener en cuenta a diferencia de la relajación con adultos. Lo primero que debemos tener en cuenta es el lugar donde vamos a practicar la relajación, busca un espacio donde el niño se sienta cómodo, una habitación tranquila con una temperatura adecuada, poca luz y sin demasiados ruidos.

En segundo lugar, enseña a tu hijo cuáles son las mejores posiciones para relajarse. A los niños les funciona mejor el estar tumbados boca arriba en el suelo, con los brazos y piernas estirados. Sin embargo, también es posible realizar la relajación sentados con las manos apoyadas en las rodillas y la espalda recta.

Por último, debemos cuidar la ropa que lleva el niño en el momento de la relajación, que no sea demasiado ajustada. En la medida de lo posible pídele que se quite las gafas, los zapatos y el reloj. Como ves, enseñar relajación a los niños tiene sus trucos pero una vez se conocen te será muy divertido. 

¡Comienza la relajación!

Practica un ejercicio para tomar conciencia del cuerpo y enseñar relajación a los niños

En primer lugar, es necesario que el niño ponga toda su atención en su cuerpo y sea consciente de lo que ocurre dentro y fuera de él. Con este práctico y sencillo ejercicio le ayudaremos a que tome conciencia de su cuerpo y a diferenciar entre el mundo externo y el interno.

"Concentra tu atención en el mundo exterior, fíjate en lo que te rodea y repite frases como las siguientes “Soy consciente de que mi hermano está jugando en la otra habitación, de que mi camiseta es roja, de que mi madre está a mi lado”Una vez tome conciencia de lo que le rodea, ayúdale a dirigir su atención a su propio cuerpo y sus sensaciones físicas como por ejemplo “Soy consciente de que tengo calor, de que hace frío, de que estoy cansado”

En segundo lugar, el niño puede empezar a conocer cómo es su respiración y descubrir el poder de manejarla. Un control adecuado de nuestra respiración es una de las estrategias más sencillas para hacer frente a las situaciones de estrés.El objetivo de las técnicas de respiración es facilitar el control voluntario de la respiración y automatizarlo para que pueda ser mantenido en situaciones de estrés.

Aquí tienes un ejercicio de relajación práctico para practicar con tu hijo

“Vamos a pensar en cómo funcionan las ranas, van dando saltitos de un lado a otro, y en otros momentos se paran para simplemente respirar. La rana es capaz de quedarse muy quieta para poder respirar y no dejarse llevar por el ambiente. Mientras respira su barriga se hincha y se deshincha, y lo repite una y otra vez. Tú también puedes respirar como una rana.

Para ello, coge aire por la nariz y trata de hinchar tu tripa, después suelta fuerte por la boca sacando todo el aire que puedas. Si quieres puedes colocar la mano sobre tu barriga y así notar cómo se va moviendo” (Adaptación del libro: Tranquilos y Atentos como una Rana).

Estos dos ejercicios pueden resultar difíciles al principio, pero en unos minutos se convertirán en una gran herramienta para luchar contra el malestar emocional. Es muy conveniente que ayudemos a los niños a practicarlos diariamente. Cuando los hayan interiorizado serán capaces de utilizarlos en situaciones de estrés o peligro y les ayudará a gestionar mejor sus emociones.

¡Potencia la relajación con una visualización!

Cuando el niño haya interiorizado la respiración consciente puedes ayudarle a relajarse más profundamente con la visualización. Con la visualización creamos una experiencia en nuestra mente, de este modo, nuestro cuerpo reacciona como si esa experiencia estuviera ocurriendo realmente., produciendo sensaciones de calma o relajación interior. 

Las visualizaciones son como cuentos que explicamos al niño para que se relaje. Cuando hagas una visualización utiliza el máximo número de elementos, sentimientos y sensaciones para lograr una experiencia más potente.

enseñar relajación a los niños

Aquí tienes un ejemplo de visualización:

"Imagínate una rica gelatina recién sacada del molde,se mantiene junta pero no acaba de estar firme. Cada vez que el plato se mueve la gelatina se bambolea.Ahora imagínate que tu eres esa gelatina. Cada vez que algo mueve el plato una onda atraviesa tu cuerpo. Por ti mismo no puedes comenzar a moverte, solo podrás hacerlo cuando algo choque con la mesa o con el plato. Un golpecito y tu te bamboleas como una gelatina. Imaginate a punto de ser sacudido, deja tu cuerpo flácido, deja que toda la tensión salga y conviértete en una gelatina bamboleante."

Este es un ejemplo sencillo para que el niño empiece a explorar las sensaciones de relajación en su cuerpo. Sin embargo, a partir de este ejemplo, cualquier visualización que se os ocurra será bien recibida.

 

Practica en familia los ejercicios de relajación

Como has podido comprobar la relajación es uno de los métodos más eficaces para aprender a gestionar el malestar. Si enseñamos a los niños a relajarse desde bien pequeños les estaremos regalando una herramienta maravillosa que les acompañará el resto de su vida. Enseñar relajación a los niños, tiene que ser un proceso en família, donde también podáis pasar tiempo de calidad juntos.  

Si quieres aprender más sobre relajación, mindfulness, visualizaciones o respiración puedes ponerte en contacto con el equipo de Psicoemocionat. Te podemos ayudar a aprender estas técnicas, así como, cómo puedes enseñar a tu hijo a relajarse. 

Publicado: 09/08/2018

Ana García
Psicóloga colegiada 23.344
www.psicoemocionat.com
Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es Psicoemocionat está bajo una Creative Commons
Si te ha gustado este artículo también te puede interesar: Emociones Niños

Añadir nuevo comentario




 

Psicoemocionat te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Psicoemocionat como responsable de esta web.  La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar las solicitudes de contacto y los comentarios que realizas en esta web. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Dina Hosting (proveedor de hosting de Psicoemocionat) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Dinahosting. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info.psicoemocionat@gmail.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.