fbpx ¿Sabes ponerte en el lugar del otro para resolver un conflicto? | Psicoemocionat Skip to content Skip to navigation

¿Sabes ponerte en el lugar del otro para resolver un conflicto?


¿Sabes ponerte en el lugar del otro para resolver un conflicto?

Los conflictos son situaciones desagradables donde se produce un desacuerdo en un determinado tema entre dos o más personas. Muchas veces, es difícil encontrar la solución para resolverlos porque es fácil sólo ver tu punto de vista. Un primer paso para empezar a resolver el conflicto tiene que ver con aprender a ponerte en el lugar de la otra persona para saber cómo se está sintiendo y por tanto, comprender su visión del conflicto.

 

Probablemente te haya venido a la cabeza la palabra empatía, que es la capacidad para ponerse en el lugar del otro. Como siempre en cuestión de emociones la teoría es muy fácil, pero la práctica a menudo cuesta llevarla a cabo. Vamos a ver cómo puedes actuar delante de un conflicto para que te sea más fácil desactivarlo.

 

“Los conflictos existen siempre, no tratéis de evitarlos sino de entenderlos”. -Lin Yutang-

 

conflicto

 

¿Qué es la empatía?

 

La empatía surge cuando puedes ponerte en la piel de la otra persona, y sientes lo que ella está viviendo aunque tú no lo hayas sentido nunca. Ponte en el caso que tu amigo rompe con su pareja y tu sientes que empatizas con él al ver su dolor, devastado por la pérdida y puedes sentir la pena que él te transmite. La empatía, tiene el maravilloso efecto de unir a las personas en vez de separarlas, tal como hacen los conflictos.

 

Si te peleas con tu hermano por que te ha hablado mal y cuando te pones en su lugar, te das cuenta de que va muy estresado con el trabajo y con sus hijos. En ese caso, la empatía te ha ayudado a resolver un conflicto, porque has podido entrar dentro de la raíz del mismo.

 

¿Para qué sirve la empatía?

Cuando usas la empatía, fomentas tu inteligencia emocional, porque aprendes a conocer tanto tus puntos fuertes como aquellos puntos a mejorar y sabes cómo usar tus herramientas y recursos disponibles. La empatía, te puede servir para tomar distancia de ti mismo cuando estás enfrentado a una situación a una persona y poder entrar en el mundo emocional del otro.

conflicto empatia

En el caso de los conflictos, la empatía te ayuda a poder resolverlos con asertividad. Es decir, poder comprender el punto de vista de la otra persona sin dejar de defender el tuyo, por eso la empatía sirve para resolver conflictos. El conflicto es necesario para crear un cambio, por eso debemos estar preparados y entrenar nuestra manera de resolverlos.

 

¿Cómo puedes actuar delante de un conflicto?

 

Sea cual sea el ámbito donde surge el conflicto, primero hay que poner las cartas sobre la mesa. Es decir, hay unos pasos a seguir y los vamos a ver a través de algunos ejemplos:

 

  • Informar de los hechos: Lo primero, va a ser que entiendas la situación que está generando el conflicto. Imagina que han cancelado una actividad y te has enterado al llegar, los responsables deberán explicarte lo qué ha sucedido o al menos es importante que tú mismo aclares lo qué ha pasado. 

 

  • Calmar y comprender: Si estás enfadado será imposible razonar para llegar a un acuerdo, así que primero será importante que transformes tus emociones para que después puedas responder con tranquilidad. Además, aquí también necesitarás la empatía para poder ponerte en el lugar del otro y ver el conflicto con sus propios ojos.  Si volvemos al ejemplo de la actividad cancelada, una vez se te haya pasado el enfado, podrás comprender un poco más las circunstancias del otro.

 

  • Ofrecer alternativas y llegar a acuerdos: Durante un conflicto va a ser necesario dar espacio para los consensos y ofrecer alternativas. No todo es blanco o negro, siempre hay grises con los que puedes llegar a entenderte con los demás. En el caso del ejemplo de la actividad que anula, los organizadores, podrán ofrecer alternativas para que todo el mundo quede compensado. 

“Si quieres resultados diferentes no hagas siempre lo mismo” – Albert Einstein-

 

Hay diferentes maneras de responder delante de un conflicto ¿Reconoces la tuya?

 

Es importante tomar distancia del conflicto para poder visualizarte desde fuera para observar con objetividad tus acciones. A veces, la clave está en la solución y no en el problema, en los mecanismos que usamos para intentar resolver el conflicto y en las partes donde nos quedamos atrapados.

  • La competición o competencia

Imagina que tu jefe quiere competir con las demás empresas para ganar el producto que le va a hacer millonario, por lo tanto no le importa la relación con la otra empresa. Este tipo de actitudes, generan malestar, agresividad, hostilidad, y egocentrismo, ya que, sólo hacen enfásis en lo individual y no se mira al conjunto del grupo. 

conflicto empatia

  • La adaptación

La adaptación se basa en solamente ver al otro en el conflicto y adaptarte a sus necesidades. Es decir, intentar complacerle para que no se enfade. Por ejemplo, un trabajador que siente que el jefe sigue patrones muy agresivos con los trabajadores para conseguir lo que quiere pero se adapta para intentar que no le despidan. 

  • La negación o rechazo

Esto implica pensar que el conflicto no está pasando y que por tanto no puedes intervenir en él, en el caso de la negación. Si optas por el rechazo, puede ser que directamente no quieras saber nada del conflicto en sí y esperes que lo resuelvan otros. Por ejemplo, el becario que piensa que como tiene poca responsabilidad él no tiene que hacer nada para que la relación con su jefe mejore.

 

  • La colaboración

La colaboración en un conflicto significa poder respetar las ideas del otro además de las tuyas. Te centras en tu punto de vista y en el de tu compañero. Hay un trabajo en equipo para salir del conflicto de manera que las dos partes salen ganando por igual. Por ejemplo, el trabajador colabora con el jefe para poder solucionar el desacuerdo que estaban teniendo y así poder centrarse en otros temas.

  • El compromiso

El compromiso se da cuando ambas partes ceden un poquito hasta llegar a un acuerdo satisfactorio. De esta manera, es mucho más fácil encontrar consensos y acuerdos. No hay un ganador, sino dos personas comprometidas. Por ejemplo si prefieres comprometerte, tu quieres poder decir la tuya y que tu jefe llegue a su objetivo pero que cambie los modos porque pueden repercutir en el ánimo de los trabajadores.

 

Si aún así, después de lo que te he contado no crees en tu capacidad para ponerte en el lugar del otro, 

Para terminar te invito a una reflexión del cuento de “La caperucita roja” contado por el lobo:

 

"El bosque es mi hogar. En el vivo, y me importa mucho este lugar. Lo amo con todo mi ser y trato de mantenerlo siempre cuidado y limpio. Me gustan mucho las flores silvestres y los nuevos brotes verdes de los árboles.

Un día de sol, mientras estaba yo limpiando la basura que unos turistas desaprensivos habían dejado en un claro del bosque, escuche pasos. Como podía tratarse de algún peligro, corrí a esconderme detrás de un árbol. Entonces vi una pequeña niña bajando por el sendero.

Llevaba una canasta colgada de uno de sus bracitos y cortaba las flores y hojas tiernas que a su paso encontraba. No podría asegurar por que, tal vez por esa actitud, quizás porque estaba vestida de una forma muy rara (toda de rojo y con su cabeza cubierta, como si quisiera que nadie supiera quien era ella), lo cierto es que desconfié de aquella niña. Naturalmente la detuve y le pregunte quien era, de donde venia y adonde llevaba todo eso. Me contesto con una extraña historia sobre su abuelita la canastita con el almuerzo que le llevaba. 

Parecía una persona honesta, pero estaba en mi querido bosque, cortando mis flores y brotes tiernos, y ciertamente parecía sospechosa con esa vestimenta que llevaba. Por eso decidí que debía enseñarle que no estaba bien andar por el bosque ocultando su cara y cortando flores y brotes verdes.

 La deje seguir camino, pero corrí, adelantándome, hasta la casa de su abuela. Cuando vi a esa linda viejecita, le comente lo que había pensado, y ella estuvo de acuerdo en que su nieta necesitaba una pequeña lección. Acordamos que no se dejaría ver hasta que yo la llamara y por eso se escondió debajo de la cama.

Cuando llego la niña y abrió la puerta, la invite a pasar al dormitorio, donde me había acostado vestido como su abuelita. La niña entro acalorada y al verme me dijo algo desagradable sobre mis " enormes orejas". Ya me habían insultado antes y por eso trate de suavizar las cosas, sugiriendo que mis " enormes orejas" me ayudarían a oírla mejor. Mi intención era darle a entender que ella me agradaba y por eso quería prestar mucha atención a lo que me decía.

Pero ella hizo otro comentario agraviante sobre " mis ojos saltones". Se imaginaran como me estaba comenzando a sentir respecto a esta niñita que, bajo una apariencia bella, escondía a una persona muy agresiva y desagradaba. Aun así trate de superar mi enojo, diciendo que mis grandes ojos me ayudaban a verla mejor. Su siguiente insulto realmente me llego.

caperucita conflicto cuento

Ocurre que mis dientes me acomplejan mucho, y esta niña se rió de ellos señalando lo grandes que eran. Ahora se que debía haberme controlado pero no lo hice. Salte de la cama y le aullé que mis dientes eran para " comerla mejor".

Para no seguir ocultándome en un disfraz, me había quitado la ropa de la abuela, pero esto agravó aun mas las cosas. De repente, la puerta cayó destrozada y apareció el guardabosque con un hacha. Lo mire y me quedo claro que yo estaba en problemas. Había una ventana abierta detrás de mí y huí por ella rápidamente.

 Me gustaría decir que ese fue el final de la historia. Pero la abuelita nunca contó mi versión de  lo ocurrido. Se corrió la voz de que yo era malo y desagradable. Todo el mundo comenzó a evitarme... 

No se que fue de aquella niña con esa extraña vestimenta roja, pero si quieren saber algo de mi...desde entonces no he vuelto a vivir tranquilo y feliz.

Te agradezco,  que después de tanto tiempo alguien se haya interesado por mi verdad."

 

¿Qué conclusiones te quedan de este artículo? Siempre hay dos puntos de vista en cualquier situación que te encuentres. Recuerda ver las dos caras de la moneda antes de juzgar o entrar en conflicto con alguien. El conflicto es una oportunidad para aprender, colaborar y empatizar con los demás. Así que te animo a que lo empieces a poner en práctica para llegar a un lugar de compromiso y colaboración con la gente que te rodea. 

Publicado: 04/09/2017

Marta Segrelles
Psicóloga colegiada 21.851
www.psicoemocionat.com
Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es Psicoemocionat está bajo una Creative Commons
Si te ha gustado este artículo también te puede interesar: complacer Cuento Emociones Empatía

Comentarios

Sara Otero:

Un post fantástico. Muy completo! Me ha encantado el cuento, un cuento que todo el mundo conoce, visto desde otro punto de vista.

Añadir nuevo comentario




 

Psicoemocionat te informa que los datos de carácter personal que nos proporciones rellenando el presente formulario serán tratados por Psicoemocionat como responsable de esta web.  La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicitamos es para gestionar las solicitudes de contacto y los comentarios que realizas en esta web. Legitimación: Al marcar la casilla de aceptación, estás dando tu legítimo consentimiento para que tus datos sean tratados conforme a las finalidades de este formulario descritas en la política de privacidad. Como usuario e interesado te informamos que los datos que nos facilitas estarán ubicados en los servidores de Dina Hosting (proveedor de hosting de Psicoemocionat) dentro de la UE. Ver política de privacidad de Dinahosting. El hecho de que no introduzcas los datos de carácter personal que aparecen en el formulario como obligatorios podrá tener como consecuencia que no pueda atender tu solicitud. Podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y suprimir los datos en info.psicoemocionat@gmail.com así como el Derecho a presentar una reclamación ante una autoridad de control.