Skip to content Skip to navigation

Qué se esconde detrás del enfado y cómo manejarlo


Qué se esconde detrás del enfado y cómo manejarlo

Cierto es que el enfado, el enojo y la rabia son sinónimos de una misma sensación. Se trata de una emoción básica, y aunque, a veces, se presente con un malestar añadido no se trata de una emoción negativa, sino una emoción que llega para alertarnos de una injusticia y nos facilita poner límites a los otros.

Sentirse enfadado/a es algo universal, incluso a nivel verbal la expresión de enfado es la misma en España que en la India. Por eso, si la sabemos utilizar de una forma beneficiosa nos generará un impulso para decir basta y poner límites. La rabia es positiva en la medida que podemos como impulso y no como freno, eso sí, en su justa medida. 

Si sabemos cómo canalizarlo gozaremos de una buena capacidad de resiliencia, a la hora de adaptarnos a diferentes situaciones y sabremos poner freno antes de que el vaso se llene demasiado.

“Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo.”- Aristóteles-

enfado

¿Qué se esconde detrás de la emoción del enfado?

Quizá conozcas a una persona que se pasa el día quejándose, eleva el tono de voz por cualquier cosa, se enfada por cualquier motivo y que suele ser molesta, por eso tu intentas estar un poco alejado de los gruñones que te absorben la energía.

Has de tener en cuenta que muchas veces, detrás de la ira se esconde una tristeza profunda que no se ha podido expresar. Por muy de mal humor que veas a esa persona ten presente que normalmente hay una ovejita en piel de lobo. 

Si en cambio, eres tú quien tiene problemas para gestionar tu enfado, será importante revisar qué te genera esa frustración y si puede haber otra emoción que estés queriendo comunicar. 

Además, socialmente parece que está mejor aceptado, el hecho de que cuando nos sentimos mal nos enfademos con el otro y mostremos nuestra ira. Por el contrario, si expresamos la tristeza, quizá llorando o buscando dialogar en calma en seguida nos pueden decir:- ¡no llores!¡no pasa nada! 

 

enfado y tristeza

 

¿Cómo te puede afectar en tu día a día el enfado permanente? 

Si vives en este estado de enfado no es fácil vivir en paz porque puedes obviar todo lo bueno que te está pasando y sólo centrarte en que no te parece bien. Por ejemplo, tener que hacer cola en un supermercado para comprar una barra de pan, que el vecino use el taladro cuando estás viendo una película, que quieras preparar pasta para comer y no la hayas comprado…

Si esto te pasa, es posible que tengas una dificultad para aceptar los cambios, baja tolerancia a la frustración y te cueste gestionar sus emociones adecuadamente.

Pero tampoco es fácil para las personas que viven alrededor, porque eso puede generar tensión en el ambiente, puede generar sentimientos de culpa, puede generar evitación…

-“Si eres paciente en un momento de ira, escaparás a cien días de tristeza”- Proverbio chino-

¿Cómo puedes manejar tu propio enfado sin que te desborde? 

 

  • Relativiza la ira que sientes, cuando sientas que tu enfado empieza a subir como la espuma, respira y piensa ¿qué es lo peor que puede pasar? Si es por el ruido que hace el vecino, piensa que en algún momento tiene que hacerlo y que no será eternamente.

  • Expresa lo que sientes de forma asertiva, tienes que hacer saber al otro aquello que te molesta o te hace sentir mal para que no lo haga. Por ejemplo, si te duele la cabeza y tu hija no lo sabe va a poner la música alta como de costumbre, si se lo haces saber, lo tendrá en cuenta.

  • No evites sentirte así, si te sientes enfadado tienes que dejar salir a esa emoción pero debes encontrar un modo de canalizar la rabia. Hay personas que la sacan con actividad, practicando boxeo. Hay otras personas que sacan su enfado de un modo más reflexivo, intentando cambiar su estado entendiéndolo a través de un paseo.

 

¿Cómo puedes hacer para lidiar con el enfado de los demás? 

 

  • Intenta entender a la persona, como hemos comentado detrás de esta ira se esconde una tristeza por un sentimiento de incapacidad a aceptar cambios, personas, diferencias...Por tanto, la empatía y que te pongas en el lugar del otro va a ser fundamental para rebajar tensión. 

  • Dile cómo te hace sentir, y que se haga responsable de su modo de tratar al resto. Párale los pies si no te está tratando como te mereces, y buscad un momento más tranquilo para hablar.

 

enfado y emociones

 

  • Usa el humor, puedes validar lo que la persona se está quejando pero con un toque de humor. Si se trata de hacer cola en el supermercado puedes bromear: “a quién se le ocurre venir a comprar, eh? A nosotros seguro que no…”

  • Trata a la persona con amor: Por muy enfadada que esté la persona, tratala con cariño. No te dejes arrastrar por frustración y a pesar de que la otra persona te proyecte ira, tú devuélvele amor y firmeza. 

 

Por tanto, si  detrás de tu ira se esconde la tristeza que encuentra la manera de expresarse mediante una queja constante, pon consciencia y atención y verás que poco a poco este enfado empieza a disminuir. Si gestionamos bien nuestras emociones éstas se transforman en energía que nos ayuda a vivir con tranquilidad y serenidad. 

Si ves que aún así te es muy difícil reconducir tus emociones y poder entenderlas siempre puedes descargarte nuestra guía con 5 técnicas para gestionar tus emociones.

 

Publicado: 07/12/2017

Marta Segrelles
Psicóloga colegiada 21.851
www.psicoemocionat.com
Licencia de Creative Commons
Este obra cuyo autor es Psicoemocionat está bajo una Creative Commons
Si te ha gustado este artículo también te puede interesar: Emociones

Añadir nuevo comentario